Crónica de la V Edición del Sherrymaster by Tío Pepe

716
Compartir

Sherrymaster by Tío Pepe, El mundo del Jerez desde otro prisma.

“Que tus zapatos terminen blancos de albariza y tu corazón lleno de amor por los vinos de Jerez”. Así ha dado la bienvenida Antonio Flores, enólogo y master blender de González Byass, a los 50 amantes del vino de Jerez que han participado en el V Sherrymaster by Tío Pepe. Guiados por el maestro jerezano, se han vivido, un año más, experiencias inolvidables que pretenden acercar estos vinos desde una mirada diferente. Porque, si hubiera que buscar palabras que describan estas jornadas serían, sin duda alguna, pasión y emoción.

Caer bajo el hechizo de Jerez es inevitable al vivir y descubrir la magia que encierran estos vinos llenos historia y sentimientos. Desde el viñedo a la sala de cata, pasando por el Archivo Histórico de la Fundación de González Byass y la bodega que ve crecer y envejecer estas maravillas enológicas, el Sherrymaster ha recorrido los rincones del universo del Jerez, con actividades que perdurarán siempre en la memoria.

Una de ellas es “Un bocado de Flor” del restaurante Mugaritz (**), que ha brindado un homenaje a lo que es Jerez, su historia y los vinos del Marco. Andoni Luis Aduriz, Guillermo Cruz y Dani Lasa han detenido el tiempo para presentar lo que parecía imposible: llevar a la mesa, con maestría y sencillez, la “flor del vino”, aquellas levaduras que hacen realidad la magia del Jerez. Un Mugaritz en estado puro ha llenado de creatividad la Sala de Cata de González Byass para profundizar en la sinergia que existe entre el mundo sólido y líquido. Dos realidades paralelas que se han fundido en la mesa a través de maridajes nómadas entre las sorprendentes propuestas del dos estrellas Michelin de Errentería, con una selección de Añadas y Palos Cortado de González Byass que rozan la eternidad.

La quinta edición del Sherrymaster ha sido testigo, también, de la unión de Jerez y el teatro en “Vinograma: La historia de González Byass bebida y contada”, donde el ritmo no lo han marcado los vinos, sino la historia de González Byass. En el escenario único de la Mezquita del Alcázar de Jerez se han presenciado escenas con los hitos más importantes de la Bodega, desde su fundación a los primeros embarques, pasando por momentos dramáticos como la llegada de la filoxera o la II Guerra Mundial. La emoción se ha adueñado del momento al conocer la historia de esta Familia a través de los vinos seleccionados por el @Hacedordevinos y las escenas interpretadas, con pasión y desgarro, por la compañía “De ida y Vuelta”.

Asimismo, esta experiencia ha visitado el restaurante La Carboná, donde el “Chef del Sherry”, Javier Muñoz, defensor del producto auténtico y de mercado, ha sido el guía de un recorrido gastronómico por Jerez. Pescados atlánticos, tatín de perdiz y pichón, han sido las propuestas que, maridadas con los vinos de González Byass, han ampliado, aún más, los aromas y sabores que ofrece el Marco de Jerez.