Inicio Opinión Gran Cata Final Para Un Vinoble Renco

Gran Cata Final Para Un Vinoble Renco

691
Compartir

La IX edición de Vinoble se despidió con una cata de vinos de cinco de las denominaciones de origen más prestigiosas del mundo, Tokaj, Oporto, Madeira, Jerez y Sauternes, por orden de aparición, un espectacular punto final a una cita que salva los muebles aunque debido a las restricciones presupuestarias, entre otros factores, se ha movido en un tono general bajo, tanto por la universalidad de la muestra como por el volumen de negocio que genera. Este hecho salió a relucir a la conclusión de la cata, en cuyo transcurso incluso se propuso un brindis para devolver a Vinoble al sitio que se merece, así que, tras hacer referencia, sobra hacer más comentarios.

Pues vámonos de cata. ‘Tokaj Hetszölo’ presentó un vino de seis ‘puttonyos’ –al fin- seis capachos de uva botritizada de un caldo que es conocido como ‘vino de reyes, rey de los vinos’, un buen eslogan, sin duda, para un vino estupendo en el que no se notan –bueno, no abruman- los 173 gramos de azúcar por litro que contiene.

La casa portuguesa Poças presentó un Oporto Colheita 1967 embotellado este mismo año. Un vino de proceso oxidativo elegante y muy complejo perteneciente a unas existencias sobre las que la familia propietaria va decidiendo cómo sacarlas al mercado, siempre con la premisa de que el vino debe tener al menos siete años de antigüedad.

De Madeira llegó un ‘terrantez’ de Henriques & Henriques. De las 480 hectáreas de viñedo que en la actualidad tiene Madeira, solo una hectárea y media se dedica a esta uva blanca. Este vino alcanza los 75 gramos de azúcar por litro.

El Jerez corrió al cargo de González Byass. Su enólogo Antonio Flores defendió un palo cortado de añada, de 1987. Flores recordó que el sistema de añadas era anterior al tradicional de criaderas y soleras, instaurado a finales del siglo XIX, y que la casa destina todos los años las 200 mejores botas del mosto yema de la uva recién vendimiada para elaborar este tipo de vinos. Recordó el misterio del palo cortado, de por qué un vino que en principio se iba a destinar a crianza biológica (finos) de repente se gira hacia los de crianza oxidativa (olorosos). El ‘Palo Cortado 1987’ es un vino extremadamente seco 1,5 gramos de azúcar/litro que Flores definió como “un vino glorioso, a un paso de la eternidad”, ahí queda eso. Desde luego, le anda cerca…

Tras estos teloneros de lujo, cerró la gala ‘Château d’Yquem 1996’, que fue defendido por Pancho Campos, comisario de Vinoble en anteriores ediciones. Campos repasó la historia de la bodega -“el vino, sin cultura, es alcoholismo”,dijo- que ha pertenecido durante siglos a la familia Lur-Saluces y que hoy forma parte del emporio del lujo Louis Vuitton. El trabajo en la viña es fundamental, con una producción extremadamente reducida que no llega a los 1.000 litros/hectárea. Durante una vendimia, las cuadrillas pasan hasta en cinco ocasiones recogiendo las uvas en las que la botritis cinérea es óptima… todo para conseguir un vino único, desde finales del siglo XVIII grande entre los grandes y en la mesa tanto de los zares de Rusia como de los presidentes de Estados Unidos. Un vino enorme, sin duda.

Esta gran cata ha venido a recordar la escasa presencia en Vinoble de los grandes vinos internacionales con los que el Jerez debe medirse y, en consecuencia, el hecho de que la cita debe recobrar protagonismo internacional, ya que corre el riesgo de convertirse en una cita excesivamente local, con un exceso de protagonismo para el Jerez, que debe tenerlo, por supuesto, para eso juega en casa, pero sin abrumar.

Pese a todo, la programación de Jerez en Vinoble ha sido de lo más acertada. Así, ‘ha sacado partido’ en la cata dirigida por Beltrán Domecq del palo cortado, el vino de moda de la D.O., tal y como dicen abiertamente todos los actores del Marco. Por su parte, César Saldaña y el Máster Wine Pedro Ballesteros, protagonizaron una cata más aventurera, al presentar bajo el nombre de las ‘Avenidas del Jerez’ algunas de las experiencias que está llevando a cabo la ‘nueva generación’ del Marco (Willy Pérez, Primitivo Collantes, Equipo Navazos, etc), experiencias que se extienden al uso de nuevas varietales, vinos de pago y novedosos procesos de vinificación.

Bien, las espadas quedan en alto. Hay dos años por delante. Ahora le toca al nuevo gobierno municipal, en colaboración con el resto de Administraciones, si tira para arriba con Vinoble o sigue con un perfil bajo que hará que siempre se añoren tiempos pasados…

Compartir
Artículo anteriorIII Tío Pepe Festival
Artículo siguienteEl Jerez en tiempos de Shakespeare
Carlos Piedras
Veterano periodista y nuevo colaborador de esta casa ha trabajado en Diario de Jerez desde 1998 a 2010, como redactor y redactor jefe. Vinculado siempre a la información del mundo del Jerez, ha trabajado en Aecovi-Jerez y Asaja-Cádiz. Siendo a día de hoy socio fundador y colaborador de La Voz del Sur. A sus 49 años, madrileño residente en Jerez y licenciado en Periodismo. Tiene su recorrido profesional en Diario de Jerez, Diario YA de Madrid (época de Antena 3), Información Jerez, corresponsalía de El Mundo en Jerez etc...