Inicio Actualidad La bodeguita de la calle Arcos

La bodeguita de la calle Arcos

1226
Compartir
La bodeguita de la calle Arcos

La bodeguita de la calle Arcos… hoy nos paramos justo en el número 5 de la calle Arcos, un grupo de turistas se toma sus vasos de vino junto a unos frutos secos, son las 12 de la mañana, “ya ha bebío el Papa” y ya por buena degustación y digestión de su respetuosa santidad todo el vino de Jerez, a partir de ese instante sienta bien.

Entramos hasta el fondo de la “bodeguita” y es que así es como la denominan los parroquianos de este tradicional tabanco jerezano, al entrar ya palpas el ambiente de Taberna, la ironía, los chistes y es que, la bodeguita es de esos sitios donde en pleno Mayo puedes escuchar cantar un villancico interpretada por uno de sus clientes habituales, como por ejemplo “…Y una pandereta suenaaa..” ante la risa del personal.

La bodeguita de la calle ArcosLlamamos la atención del anfitrión Fernando Lobato, con un “arza” gesticulamos y nos expende una copa de amontillado, nos sentamos en un rinconcito y empezamos a observar. Primeramente el jerez que se puede degustar en este establecimiento es de primerísima calidad, hay desde jereces a granel a las por supuestos primeras marcas, el tabanco también funciona como un despacho de vino y venden casi todos los generosos y generosos de licor de primeras marcas embotelladas del Marco, incluido viejos VORS de más de treinta años.

La bodeguita de la calle ArcosEl local es una autentica tienda de vinos, vinagres y Brandy de Jerez se reparten por todas las estanterías del establecimiento. Sinceramente es uno de esos Tabanco que te trasladan al Jerez más castizo, donde todos sus clientes hablan entre ellos, ninguno bebe solo, y si uno empieza a cantar por bulería “es que no tiene na que hablar”.

Si hay otro que nunca paga y ese día le “da” por pagar “es que tiene fiebre”, “gallaretismo” o cachondeo, ironía más bien diría yo, ese arte del ingenio de la baja Andalucía. La decoración mantiene como protagonista al vino de Jerez, donde se puede observar una completa andana de medias botas con sus respectivas canillas, preparadas para servir el caldo de Baco con alegría.

Nos levantamos para pedir otro vaso, esos vasos que trajeron los montañeses que se afincaron en Jerez y pusieron de moda para beber el Jerez en las tabernas, al pedirnos primeramente un amontillado, ya que “hemos hecho la cama”, nos pedimos esta vez un fino de bodegas Almocadén para no quedarnos cojo, otros parroquianos piden –Una morenita- ¿De ojos verdes?- le contesta Fernando con arte. Mientras, un compañero golpea con el culo del vaso la barra exigiendo con esa guasa jerezana un buen vaso de oloroso ¡Único!
La bodeguita de la calle Arcos
La bodeguita de la calle Arcos
La bodeguita de la calle ArcosEl Tabanco La bodega o la Bodeguita, como prefiráis, es uno de esos sitios de obligado paso si queréis vivir el buen ambiente castizo y de arraigo tabanquero, un establecimiento donde atrae a turistas y clientes de toda la vida.

Con unos extraordinarios vinos a unos precios muy económicos, manteniendo entre ellos un recomendable y extraordinario Palo Cortado, acompañado como no, de unas avellanas o “jamón de mono” para degustarlo mejor. Un Tabanco imprescindible en el corazón del centro de Jerez.