Inicio Tabancos La Escuela del Tabanco

La Escuela del Tabanco

397
0
Tapeando por el Tabanco San Pablo

Tabanco San PabloSi por San Andrés, el mosto vino es, por la misma fecha en el Tabanco Plateros el vino fino es. Y es que nos llama la atención una pequeña bota de fino en lo alto de un pequeño ‘cachón’ que expiden toda clase de jereces.

Dicha bota de fino empieza a florecer, donde comienzan a formarse diferentes levaduras que en un tiempo compondrán lo que se conoce como ‘velo de flor’. Todo tiene un comienzo y es la primera vez que se puede admirar este misterio en un Tabanco. Es la introducción, el reflejar lo que es algo único en el mundo del vino, el poder enseñar lo que es ‘la flor’ al que nos visita y desde ahí accedan a las bodegas.

Tabanco Las BanderillasSi bien es cierto. Muchos de esos turistas que llegan a Jerez por los caballos, el flamenco o simplemente por el sol de nuestra baja Andalucía, cuando visitan un rincón tan jerezano como un Tabanco y encuentran uno de los milagros del vino de Jerez de manera tan visual y directa, les llama la curiosidad. Preguntan e intentan conocer, introducirse en la materia… Cuando lo beben, el siguiente paso es la visita obligada a la bodega.

Tabanco La PandillaLa enseñanza del Jerez empieza desde nuestros Tabancos, el sostén subcultural, donde el trato con el cliente es directo, donde se confía a la ritualidad, la cultura de todo un pueblo donde el servir en el catavino el jerez es arte y donde el copeo se funde con la amistad y la alegría, lo último que no nos podrán quitar ni recortar a los jerezanos. El Tabanco ejerce y mantiene una función didáctica, con él, se introduce de lleno en nuestros jereces.

Y es que esa introducción, valga la redundancia, viene de lujo a todos los que desconocen nuestros vinos, y sobre todo a casi toda una generación de jóvenes jerezanos que no lo defienden porque no lo conocen, por eso incido, que para poder conocer el jerez; el Tabanco es una gran opción y sus jereces a granel toda una introducción a las primeras marcas.

Andana de botas del Tabanco El PasajeSimplemente el siguiente paso para consolidar este gran camino es aunarse en un convenio con el Consejo Regulador y certificar lo que todos quieren, la reafirmación que en todos los Tabancos de Jerez se expidan jereces a granel de calidad. Porque el vino de Jerez es el jerez y no el Montilla Moriles, ni el vino del Condado de Huelva los cuales son grandes vinos sin duda pero no jereces. La Certificación es la apuesta, para separar los denominados ‘vinos de la casa’ como se ve por cervecerías o bares de la zona, donde estos son los que le hacen el verdadero daño tanto a las primeras marcas en particular y al jerez en general.

Compartir
Artículo anteriorLa Zambomba de la bodega de Álvaro Domecq
Artículo siguienteBandera Roja
Francisco José Becerra
Co-fundador de La Sacristía del Caminante, es Licenciado en Historia por la Universidad de Cádiz aunque nunca se ha apartado del mundo del vino de Jerez debido a su trabajo como técnico operario en la prestigiosa Bodega familiar de González Byass, donde ha aprendido la práctica del buen hacer de nuestros vinos de la mano de grandes profesionales ‘arrumbaores’, capataces, técnicos y trabajadores.