Inicio Actualidad La Pandilla

La Pandilla

3061
Compartir
La Pandilla

Nos situamos en Calle los Valientes, en el arrabal de San Pedro o también denominado de la Albarizuela, alardeando de presencia bizarra a lo “Back In Black” de los AC/DC, nos plantamos en el número 14 de dicha calle, justo en el Tabanco La Pandilla.

Tabanco La PandillaEl establecimiento se abre a nosotros como un templo, un tabanco de tipo catedral donde una barra a mi derecha marca el territorio de Baco. Cogemos sitio en nuestro lugar favorito, la barra, y le pedimos al amigo y propietario Bosco Delage Darnáude un Cream y un Fino de la casa, el fino al igual que el dulce es de la firma bodeguera Sánchez Romate.

Nos sirven los generosos bien fresquitos y en catavino jerezano. El fino en este caso es en “rama” en su esencia, frágil, de la misma bota de la bodega o “recién ordeñao”, como bien prefiráis. Todo un pedazo de Jerez según mi gusto particular y, para escoltarlo, nos pone Bosco Delage unos altramuces o “chochitos” que están de puro lujo y acompañan de categoría, sobre todo a los que somos ex-fumadores y nos quedan resquicios de ansiedad.

Tabanco La PandillaSorbo al fino y nos metemos en contexto histórico, nos adentramos como máquina del tiempo a esa fecha funesta para la historia de España, nada más y nada menos que en 1936. Una de las pocas cosas buenas que ocurrió en Jerez por esa fecha fue la apertura del Tabanco la Pandilla, que por entonces y según la fuente, “los Tabancos y Ventas de Jerez” de Juan de la Plata, señala que el verdadero nombre del local era “Bodegas Rodríguez Marín”, aunque más tarde se conociera como la Pandilla. El propietario del establecimiento, como indica “Juan de la Plata” sería Manuel Rodríguez Marín, a la par, también muy conocido sería el guerrero o dependiente Pepe Cauqui que esbozaba los “combates” de los parroquianos, siendo hermano de la cantaora “Manolita de Jerez” ¡Ahí es ná!

Tabanco La PandillaLa Pandilla como bien indica el refranero taurino “A tres del mes, toros en Jerez”, pues el mismo 3 de Julio del año 36, “hubo más vasos en Jerez” ya que tuvo lugar la apertura del Tabanco. Uno de los vestigios que se conserva de esas fechas es un cartel taurino de los muchos que adornan las paredes del local. Antonio Ruiz Moreno el segundo de los propietarios del establecimiento nos indica el cartel de fecha trucada, donde se percibe esa publicación de los maestros Antonio Ordoñez, Curro Romero y Rafael de Paula. Cabe recordar que el barrio de San Pedro es un barrio taurino, fuera aparte de su cercanía con el coso taurino, y sabiendo de ante mano que la hermandad de ‘la Albarizuela’, o la Coronación, sea vinculada a los toreros. Muy cerquita de la calle los Valientes, justo en calle Palomar, por poner un ejemplo, vivía Juan Antonio Romero ciclón de Jerez. Donde también había grandes aficionados como Manuel Rosado Navarro, “el alicate” de la calle Honsario y las paraditas en el mismo tabanco del novillero Rafael Lozano “Rafaeli”, el cual montaba sus tertulias sin olvidar a José Becerra de la calle Doctrina, gran aficionado y uno de los porteros de la jerezana plaza de toros.
Tabanco La Pandilla
Sin duda alguna la Pandilla rezuma sin complejos vinculación taurina. Fuera aparte de los carteles de toros, podemos observar, en la parte del establecimiento donde se situaba el tablado junto al suelo de albero (hoy en día no se conserva). Justo allí, descansa el biombo de la Pandilla. A la izquierda encontramos una escalera de madera que lleva a una puerta, en ese lugar se rodó la película “Lola” del director de cine Miguel Hermoso como nos comenta Antonio Ruiz.

Tabanco La PandillaVolviendo a los carteles, En uno de ellos podemos contemplar la palabra ‘Oseotauros’, donde localizamos al amigo, antiguo y presente parroquiano de la Pandilla; Manuel Muñoz, “Lete” para los amigos, el último nombre del cartel de los “Oseotauros”.
Es curioso ver también a Lete reflejado por las manos del pintor de tabanco Luis Mateos o Luma, junto con todos los parroquianos, su retrato figura con un poco mas de pelo y buen bigote a la fecha del año 1980. Hallamos a Manuel reposado en una mesa y nos sentamos para escuchar cómo nos narra uno de los grandes éxitos del Tabanco La Pandilla. El vino de Valdepeñas. “El tinto venía en cisternas desde Valdepeñas y efectuaba los cuidados pertinentes Enrique Flores que además tenía una pequeña bodeguita que se situaba en la calle fontana, esas cisternas…” nos explica “…llegaban al tabanco La Pandilla y mediante bombas lo depositaban en bocoyes de 500 litros.”

Tabanco La Pandilla“Mas tarde de esos mismos bocoyes se sacaban las jarras bodegueras para distribuirla en los dos depósitos empotrados en la pared tras la barra”. Nos tomamos un buchito de fino y continua la referencia. “De ahí se distribuía por unos serpentines que pasaban por un ingenioso método de enfriamiento, donde los parroquianos consumían el Valdepeñas bien fresquito” nos narra Lete, mas añade “eso era una de las razones por la que destacaba la calidad de los vinos tintos de la Pandilla, también se embotellaban allí mismo con la etiqueta del Tabanco para distribuirlas por todo Jerez”.

Otras notas características del establecimiento es sin duda los cuadros del pintor Luma o Luis Mateos, a los retratos de los clientes que frecuentaban el Tabanco, también añadimos el diseño de la barra utilizando las diferentes civilizaciones antiguas. Desde la sublime Mesopotamia a la ancestral Grecia, pasando por Egipto y el cuadro original de corriente “esqueletomaquiana” reproducido a gran escala tras la barra. Cuando se habla de esta corriente pictórica de estilo “oseo”, es obligado mencionar al artista jerezano Carlos González Ragel. Sin más. Aunque parece que ‘Rajel’ , con “J” como el siempre firmaba, nunca apareció por esos lares. ¡Él se lo perdió!

Tabanco La PandillaLa Pandilla también recrea y conserva parte del drama de la época, solo hay que fijarse en el pequeño pasillo de entrada que tenían las mujeres para poder acceder al tabanco y poder comprar el vino de guiso, aunque casi siempre se lo llevasen muy fresquito, porque eso sí, el vino de Jerez es algo que no entiende de sexo aunque por entonces el tabanco era algo exclusivo para el “Manolo” masculino.

Terminamos nuestra copa, y pedimos de nuevo un fino fresquito. Este Jerez siempre entra de lujo. Volvemos a mirar a nuestro alrededor… los retratos, los cuadros, las botas y preguntamos de nuevo a Manuel Muñoz, “¿Qué es la Pandilla Lete?”la Pandilla te la definiría como reunión de parroquianos, historia viva de Jerez y el barrio de San Pedro” ¡Vamos Allá!