Inicio Cultura Las Etiquetas de Paco Odero: Un Tesoro por Descubrir

Las Etiquetas de Paco Odero: Un Tesoro por Descubrir

470
Paco Odero
Imagen de Portada Fernando Tenorio

La historia del Vino de Jerez a través de las etiquetas de Paco Odero, todo un patrimonio para el Marco de Jerez.

Muchas veces cuando entramos en un establecimiento, por poner un ejemplo, refleja las costumbres y parte de la cultura de la zona. En el caso de Jerez, El Puerto y Sanlúcar mucha de sus tabernas y tabancos, están comenzando de un lustro hasta ahora a buscar cuidadosamente su sello de identidad con respecto al Marco. No solo se despacha vino de Jerez y Manzanilla, si no que en sus paredes se pueden contemplar diversas referencias de la historia del Vino y la ciudad. Una de esas dichas referencias que más me llaman la atención, son los famosos cuadros con diversas etiquetas de nuestros generosos, a cual más interesante.

Paco Odero
Fernando Tenorio

El rescate de estas etiquetas viene ligado a una búsqueda de la identidad de nuestros vinos y nuestra historia industrial, forma parte de una de esas grandes empresas auxiliares relacionadas con el vino de Jerez como era en este caso la litografía, y donde los mejores diseñadores y artistas trabajaban para las diferentes bodegas del Marco de Jerez. A diferencia de la ciudad condal de Barcelona donde las etiquetas seguían a finales del S.XIX y principio del S. XX el modelo francés modernista, también denominado “Art Nouveau”. En esta parte del sur de España, el estilo lo marcaba el costumbrismo. Ya que se aprovechaba esa imagen Peninsular como propaganda a otros territorios que por entonces –antes del desastre del 98-, España tenía en Cuba, Puerto Rico, Filipinas y las posesiones Africanas del Rif, Sahara y Guinea Ecuatorial.

Paco Odero
Fernando Tenorio

El coleccionismo es ante todo una gran organización y una cuidada especialización. Francisco Odero Álvarez a sus 71 años lo sabe bastante bien, conserva una de las mayores colecciones de etiquetas de Vino de Jerez y Manzanilla que puedan existir ahora mismo en territorio nacional. Sanluqueño de nacimiento, vino a Jerez con tan sólo 8 años. Su amor por estas dos ciudades hace que viva a caballo entre una y otra donde mantiene todo un fondo de más de un millón y medio de etiquetas en Jerez y, una colección de más de seis mil botellas de Vino y Brandy de Jerez en Sanlúcar de Barrameda.

El coleccionismo es su pasión, pero las etiquetas de vino es su vida. Gracias a ese empeño de tantos años preocupándose e informándose de cada una de las etiquetas que conserva, ha conseguido por su propia cuenta y sin ayuda de nadie, custodiar no solo una colección, sino todo un patrimonio que pertenece a la historia de Jerez y su campiña. “Hoy en día  tengo 14.000 etiquetas digitalizadas” nos comenta Francisco, sus etiquetas riegan algún Tabanco de Jerez, establecimientos de Sanlúcar e incluso bodegas como Barbadillo, las cuales se han interesado en tener muchas de sus preciadas marcas.

“Las bodegas han pasado por tantas manos a lo largo del pasado siglo, que ahora me piden etiquetas para volver a lanzar sus marcas”.  Toda una triste realidad ante el desvalijo ocasionado por la pasada crisis del sector y venta de bodegas a las multinacionales. Su colección es una magnífica fuente de información, no sólo visual, si no de estudio por las innumerables marcas de Vinos de Jerez perteneciente a bodegas, almacenistas y pagos antes de la filoxera de finales del diecinueve. Ya que conserva muchísimas etiquetas de anteriores a 1860, fecha donde empezaron a generalizarse gracias a la expansión del mercado exterior.

Francisco José Becerra

Pero e incluso no solo colecciona marcas de vino, si no también posee otro tesoro como las etiquetas que identificaban a las botas de embarque, las cuales se pegaban en los fondos de las vasijas que contenían el producto solicitado. Un patrimonio que Francisco Odero quiere dar a conocer muy pronto a la ciudad. Esperemos halla un reconocimiento al encomiable trabajo de este gran coleccionista que nos entrega parte de la historia olvidada de nuestro Jerez y su Marco. Por nuestra parte, y desde La Sacristía del Caminante todo el reconocimiento a su gran labor de toda una vida.