Inicio Jerez El Piraña, el mejor Mosto artesanal del Marco de Jerez

El Piraña, el mejor Mosto artesanal del Marco de Jerez

2775
Mosto El Piraña

El pasado Viernes 12 de Enero se hizo entrega de los galardones a los premiados en las dos categorías en el IV Concurso de mostos del Marco de Jerez, esta vez los premios se dirigirían a la Costa Noroeste en concreto Chipiona, Sanlúcar y Trebujena.

Los premios fueron repartidos por el Consejo Regulador del Jerez dividiendo el concurso como habitualmente se va sucediendo en dos clases: la de Mostos artesanales cuyo primer premio se le otorgó al viticultor trebujenero  Juan Francisco Pulido (viña Alventus), seguido por su paisano Francisco Emilio Moyano (Viña La Rosa) y, en el tercer puesto Manuel Pemán de Viña El Vínculo/Jerez.  Y la de vinos jóvenes de bodegas inscritas “al frente de cuya clasificación figuran las cooperativas Virgen de la Caridad de Sanlúcar, la Católico-Agrícola (Chipiona) y la también sanluqueña Covisan.

No es la primera vez que Juan Francisco Pulido consigue el primer premio del Consejo Regulador, hace tres años  obtuvo el mismo trofeo lo que certifica la magnífica calidad de sus mostos. 

De su viña Alventus recolecta en cada vendimia  unos 60 a 70.000 kilos de uva, normalmente destinaba sobre unos 50.000 kilos a la Cooperativa Virgen de Palomares, aunque cada vez -gracias a la gran demanda de su mosto-, dedica de esa producción total 10 a 15 mil kilos de uva para fermentarlos en sus 17 botas de manera totalmente artesanal.

Hablar de ‘Mosto’ en el término jerezano es hablar de cultura vitivinícola, este extraordinario vino joven comienza a dignificarse, la bodega es muy importante en la elaboración del Jerez y la Manzanilla, pero para ese característico sistema de crianza del Marco sea posible, se necesita una buena materia prima. En este caso, el suelo cada vez más reivindica su importancia y su particularidad. Hasta ahora un vino para denominarlo ‘Jerez joven’  genéricamente equivalía a un Fino o una Manzanilla de mediana edad de 3 a 5 años.  Mosto El Piraña

Pero nos olvidamos que esos grandes vinos de Soleras  proceden de unos ‘Caldos’  (mayormente de variedad Palomino), que fermentarán y serán lo que denominemos ‘Mostos’. Posteriormente darán fruto a las ‘Sobretablas’, que rociarán las Criaderas más jóvenes de Jereces. Un proceso que es producto de un celoso trabajo. Por ese motivo, ¿no sería apropiado denominar al Mosto como ‘Jerez Joven’? Realmente es un término totalmente correcto, se dignifica a un vino que aunque por argot y tradición denominemos Mosto, realmente no lo es. Se honra también a la tierra, la cual es única e inigualable y se ennoblece al mismo tiempo nuestro característico clima.

Fue en el año 2011 cuando Juan Francisco  abrió las puertas de su establecimiento ‘Mosto el Piraña’  en la calle Cantes de Trilla número 5, con su mote por bandera, lo lleva con orgullo “desde chico” porque le encontraban cierta semejanza con uno de los protagonistas de la serie Verano Azul.

Juan, simboliza la tradición trebujenera como miembro de una familia de viticultores, donde le han inculcado de siempre una arraigada tradición a la hora de realizar las labores en su parcela de cuatro hectáreas de viñedo. El mimo con el que trata su vino ha hecho que sea todo un referente en Trebujena. Consiguiendo también este mismo mes, el primer premio del VI Concurso de Mostos en la vecina localidad de Sanlúcar de BarramedaI Premio Mosto

Este doblete junto a lo que presenta el Piraña en su establecimiento en cuanto a comida tradicional, como guisos caseros, el Ajo Viña,  los pescados del Guadalquivir donde el Albur es la estrella, su clásica ternera criada en libertad en las marismas del Guadalquivir o los camarones al ajillo. Hacen del Piraña un lugar de encuentro y de obligada visita en la hermana localidad de Trebujena.