Inicio Cultura Un día de Feria

Un día de Feria

514
0
Un día de Feria

Álvaro en el Templete de González ByassCon ese calor que caracteriza a la primavera jerezana y más aún cuando se acerca la feria emprendimos nuestra ruta hacia la feria del caballo. Llegando a la avenida de la Cruz Roja se divisaba con más frecuencia coches de caballos, trajes de flamencas y algún que otro algodón de azúcar. Enfilamos la avenida hasta desembocar en la jerezanísima plaza del caballo, el ambiente se palpa, hay júbilo, saludos entre amigos y amigas, risas y esperas, la avenida de Álvaro Domecq nos tiende la alfombra roja para entrar por la puerta Grande del Parque González Hontoria, pisamos el albero del Real.

Templete de González ByassLa feria Jerezana es sin duda única, tiene un paseo de caballo envidiable, un alumbrado espectacular y unas casetas públicas a cual más presumida y señera. La nomenclatura de sus calles nos presenta y recuerdan que estamos en tierra del buen flamenco, nombres como Lola Flores, Paquera de Jerez, Fernando Terremoto, José Mercé o Tío Gregorio son de las muchas calles que señalan a las innumerables casetas que dispone este magnífico recinto ferial.

Templete de González ByassNo falta ni un detalle;… bueno… sí que falta uno, ocupar mis manos con una buena copa de Jerez bien fría. Nos dirigimos a la caseta que ha ganado el primer premio, el templete de González Byass, sinceramente esta caseta es una auténtica muestra del buen gusto que deriva a un estilo vintage o en francés vendage que suena mejor. Los colores, el estilo decimonónico y el modernismo e innovación de esta casa bodeguera hace que nos embruje y vayamos a degustar sus caldos. Pedimos por supuesto el mítico rebujito, algunos me crucificarán por ello, pero simplemente todo el Jerez tiene su momento y un rebujito es una forma de refrescarse en esta cálida y nuestra Andalucía. El rebujito para el que no lo conozca, es la mezcla de un Jerez Fino, hierbabuena, mucho hielo y refresco de lima en este caso la marca seven up.

Vasos de hielo

Tras comenzar los prolegómenos, la atención por parte de los profesionales hosteleros de esta caseta es sensacional, ¿Cómo andas? Nos preguntan, “Mejor que embrazo” se le contesta. La innovación es perfecta y la apuesta por mejorar sus productos es increíble, la cocina marida excelente con cada vino de esta casa, pedimos un Fino en vaso de hielo y más tarde apostamos por el fino en Rama de esta casa, un vino realmente impresionante servido en copas exclusivas de la casa González Byass, catavinos mayores le denominaría atrevidamente.

Fino en Rama
En ese momento nos encontramos con Chelsea Anthon y Mikel o Miguel Stratton del equipo de World Sherry Day sin duda gente que apuesta por el vino de Jerez y sabe hacer bien las cosas, con sensibilidad y cariño, como se trata al vino de Jerez, evidentemente no nos quedamos cojos y compartimos colaboración, vino, alegría, risas y feria. Para nuestros lectores ya sabéis del 20 al 26 de Mayo el día mundial del Jerez estará representado en más de 6 países entre ellos España, Estados Unidos, Alemania, Japón, Polonia y los Países Bajos, entre otros…

World Sherry Day
World Sherry Day
GitanasNuestra percepción de la feria en lo que a vino de Jerez se refiere divisamos el abandono cada vez mayor del vaso de plástico, la utilización progresiva del catavino, junto a la cubitera con sus botellas o medias botellas en su interior, presencia de casi todos los vinos finos Jerezanos, olorosos, amontillados y cream de las casas bodegueras. La asignatura pendiente de esta gran fiesta sigue siendo el Brandy de Jerez un destilado de 100% uva Palomino y que desde aquí reivindicamos debe tener su sitio en el Real, entendemos que para gusto los colores pero la etiqueta que posee nuestro Brandy es debido al desconocimiento y la poca sapiencia de muchos al asociar este magnífico y único espirituoso con el curdelismo. Para los que lo desconozcan el Brandy de Jerez es una bebida totalmente artesanal y contiene una graduación alcohólica de 36 grados mientras otros destilados utilizan un elevado índice de colorantes y azucares que dan el aspecto añejo y aguantan una graduación alcohólica de 36 en caso del Ron, 40 el Whiskey y 50 la Ginebra.