Inicio Opinión Un Vinoble Más Pequeño

Un Vinoble Más Pequeño

603
Compartir
Un Vinoble Más Pequeño

La IX edición de Vinoble sigue con el proceso de contracción que el salón inició hace ya tres o cuatro ediciones atrás, lo que no significa que haya dejado de ser una cita clave para Jerez, no solo para los vinos del Marco, que por supuesto, sino también para los hoteles y restaurantes de la ciudad.

La Junta de Andalucía, a través de Extenda, ha echado una mano a la organización posibilitando la presencia de un importante grupo de importadores que mantendrán en términos aceptables la vis económica del salón.

Probablemente fue entre su tercera y su quinta edición, cuando Vinoble consiguió que el último fin de semana de mayo (de los años pares) estuviera marcado en rojo en el calendario de la enología mundial, universalizando la propuesta de este tipo de vinos (generosos, licorosos y dulces naturales) y consiguiendo también atraer compradores dispuestos a cerrar negocios ‘in situ’. Hoy la cita es mucho más modesta, el presupuesto es el que es y da para lo que da, lo que no quiere decir que el salón carezca de interés, en absoluto. Puede que ya no se caten las añadas de Château d’Yquem -el mítico Sauternes- o que Oporto ya no tenga presencia institucional, pero todo lo que sucede en el recinto del Alcázar tiene indudable interés.

Por lo demás, se mantiene la fórmula que tan exitosa ha sido durante todos estos años: catas en la antigua mezquita, presentaciones, sobre todo en el patio de San Fernando, y degustaciones gastronómicas en las que estos vinos tienes protagonismo, bien en la elaboración de los platos bien la propuesta de maridaje, mientras que intemporalmente se pueden catas las referencias disponibles en los distintos expositores.

Este año, además del Jerez y la Manzanilla (hay una cata específicamente dedicada al vino de ‘moda’, el palo cortado) tienen especial protagonismo en el Alcázar los vinos de hielo, los malvasías canarios, vinos de Jura, del Douro, Setúbal, Marsala o los Burdeos dulces.

Un Vinoble menor sigue siendo mucho Vinoble, pero cabe esperar que en próximas ediciones se superen las restricciones de presupuesto, vuelva la presencia internacional de que gozó y se produzcan algunas novedades que renueven un formato que comienza a ser un tanto previsible.

Compartir
Artículo anteriorUna Destilería Para El Marco De Jerez
Artículo siguienteVinoble 2016 en Imágenes
Carlos Piedras
Veterano periodista y nuevo colaborador de esta casa ha trabajado en Diario de Jerez desde 1998 a 2010, como redactor y redactor jefe. Vinculado siempre a la información del mundo del Jerez, ha trabajado en Aecovi-Jerez y Asaja-Cádiz. Siendo a día de hoy socio fundador y colaborador de La Voz del Sur. A sus 49 años, madrileño residente en Jerez y licenciado en Periodismo. Tiene su recorrido profesional en Diario de Jerez, Diario YA de Madrid (época de Antena 3), Información Jerez, corresponsalía de El Mundo en Jerez etc...