Inicio Actualidad Y se vuelve a beber más vino en Jerez

Y se vuelve a beber más vino en Jerez

472
Compartir
Y se vuelve a beber más vino en Jerez

Si los Tabancos están siendo todo un revulsivo en nuestra ciudad, es algo irrefutable, fíjense que por una vez nos están copiando hasta en Sevilla. Estos establecimientos expiden vino de jerez a por doquier, han pasado gracias a su reinvención a ser puntos de encuentro de los jóvenes y no tan jóvenes, mezclando parroquianos y clientes en uno de los mejores ambientes de Jerez.

Ya no es raro ver grupos de turistas con sus mapas surcando medio centro jerezano buscando uno de estos establecimientos, o a jóvenes pidiendo un “Palo Cortado” y conversando eso de “la Penúltima”, algo inaudito hace apenas cinco años.

El acercamiento del vino de Jerez a su término local, a sus gentes se mueve de una manera más social y dinámica, donde se apuesta por la creatividad, la cultura del copeo, el arte, la literatura y por supuesto nuestro vino, el Jerez.

La defensa de estos establecimientos de beber vino a granel de calidad, es una forma de introducción a las primeras marcas de jereces, el vino de Jerez es un caldo muy personal y en el tabanco lo fomentan, lo cuidan y te enseñan de manera altruista. Gracias a ellos la manera de vender nuestros vinos ha cambiado en la hostelería. La honradez, el tener los precios a la vista, buenas cartas de maridaje y apostando por los productos de la tierra como por ejemplo el queso Payoyo, la mojama de barbate o recuperando las tapas caliente como la sangre con tomate o la sopa de tomate han vuelto a dar un atisbo de esperanza a la industria gastronómica gaditana.

La reinvención del tabanco ha marcado una innata personalidad entre ellos, ha posibilitado el acercamiento de los jereces a un mayor público, en alejarse de esos demonios y perjuicios de los diferentes estratos sociales, tanto del endémico “curdelismo” como del elitismo que rodeaba nuestros caldos. Con la llegada del Tabanco, también ha llegado una clase media, esa que los “señores” de arriba se quieren cargar, se vuelve a apostar por las posibilidades reales de consumo de nuestros vinos.

No tendremos una calle Laurel, en referencia a la céntrica calle de Logroño, lo que si tenemos es una ruta de los Tabanco, Tabancora una unión que mana del esfuerzo de unos pocos y el querer de otros tantos, y con un golpe en la mesa que ha tronado en todo Jerez, el Consejo Regulador, Tabancora, y Bodegas Lustau, coincidiendo con las actividades del Día Europeo de Enoturismo presentaron la ruta de los Tabancos, esperemos que los jerezanos se vuelvan a reencontrar con su vino y no se descuide más Jerez para que se vuelva a vender Jerez