Inicio Actualidad Los vinos de Jerez de Williams & Humbert obtienen elevadas puntuaciones en...

Los vinos de Jerez de Williams & Humbert obtienen elevadas puntuaciones en la Guía de Robert Parker

86
Williams & Humbert

Las Añadas de Williams obtienen las puntuaciones más elevadas

Los vinos de Jerez de las bodegas Williams & Humbert han obtenido excelentes calificaciones en las catas realizadas por Luis Gutiérrez, delegado en España de la prestigiosa revista The Wine Advocate, una publicación de referencia dentro del sector y capitaneada por el famoso experto en vinos, Robert Parker.

Entre estas puntuaciones, hay que destacar las obtenidas por las Añadas de Williams & Humbert. Las puntuaciones más elevadas han sido los 95 puntos otorgados al nuevo Palo Cortado Añada 2002 y el Fino Añada 2010.

Otras añadas con elevadas puntuaciones han sido el Oloroso 2001 y el Fino 2012, con 94 puntos, seguidas del Fino Ecológico 2015, con 93 puntos, y el Amontillado 2001 con 92 puntos.

A diferencia de los vinos de jerez tradicionales, envejecidos a través del sistema dinámico de Criaderas y Soleras, estos vinos de añada permanecen quietos, estáticos, sin que se les añada vino de ninguna otra cosecha. Durante este proceso de crianza estática se estudia la evolución, durante la cual puede desarrollarse espontáneamente la crianza biológica o la crianza oxidativa. Williams & Humbert posee la colección histórica de añadas más antigua y completa del Marco de Jerez. A partir de la herencia recibida, con una colección histórica de añadas que se remonta a 1920, Williams & Humbert comenzó a principios de 2001 nuevas formas de trabajo, experimentando la línea de las añadas de crianza biológica, en la que la Bodega ha sido precursora a través del trabajo de la enóloga Paola Medina.

También los vinos de Criaderas y Soleras de las Bodegas han logrado excelentes calificaciones, como el VORS amontillado Jalifa y el VOS palo cortado Dos Cortados, ambos con 93 puntos.

El nuevo VOS de la Bodega, Canasta 20, ha obtenido 92 puntos. Procedente de las antiguas soleras del emblemático Canasta, este oloroso dulce de 20 años es embotellado en rama. Un vino muy exclusivo, ya que son pocos en el mercado con esta misma tipología y nivel de envejecimiento.