Inicio Actualidad Bodegas Valdespino, vendimiando una viña única

Valdespino, vendimiando una viña única

La emblemática bodega jerezana vendimia en su histórica viña Valdespino

88
Valdespino, vendimiando una viña única
Vistas de Viña Valdespino en plena vendimia manual.

Son las 6 de la mañana de un caluroso día de agosto, subimos andando el camino Hijuela de Valdespino flanqueado por romero, jaramagos y lavanda hasta llegar al punto geodésico más alto a 135 metros de altitud sobre el nivel del mar, coronado por una estatua del Sagrado Corazón de Jesús y desde el cual, con las primeras luces del día, se divisa un paisaje único del viñedo jerezano. Nos encontramos en el corazón del mítico e icónico Pago de Macharnudo Alto, el Grand Cru de Jerez y referente en la viticultura mundial desde hace siglos.

De ahí recorremos los líneos enclavados en tierra cien por cien albariza con su característica formación en toscas cerradas y barajuelas, perfecta para el cultivo de la vid en las mejores condiciones llegando a la histórica Viña Valdespino, que con una orientación suroeste, enfrentada al mar, permite beneficiarse al máximo de los vientos de Poniente a sus cepas. Todo ello aporta pleno equilibrio, mineralidad, estructura y potencia a unos vinos únicos de gran personalidad y de los más reconocidos internacionalmente.

Fieles a la tradición y con el respecto más absoluto a la forma clásica de vendimiar, arranca uno de los momentos más esperados: la vendimia. La Viña Valdespino está conformada por diecisiete hectáreas de viñedo de poda a vara y pulgar con cepas de más de 35 años que dan un fruto de una excepcional calidad.

Este rito ancestral que lleva cumpliendo Valdespino con gran ilusión, mimo y dedicación desde hace siglos; se hace de forma manual en pequeños lotes para evitar que la uva sufra. Desde primera hora de la mañana las uvas están siendo transportadas al lagar donde llegan en unas condiciones inmejorables para arrancar el proceso de vinificación. Los racimos de uvas se disponen en las prensas neumáticas donde la leve presión de uva contra uva, produce el sangrado de los mismos, dando lugar al mosto de mayor calidad: el mosto yema, que posteriormente será fermentado en pequeños lotes en botas de roble americano de 600 litros.

Valdespino, es el guardián de las más arraigadas tradiciones, siendo la calidad su sello inconfundible; calidad que está presente en todas las fases de la elaboración; desde la vendimia, pasando por la vinificación, su posterior crianza, hasta llegar al embotellado de sus afamados y prestigiosos vinos.

Single Vineyard de Valdespino

De la Viña Valdespino se obtienen los vinos Single Vineyard de Valdespino: Ojo de Gallo (vino blanco mono varietal Palomino Fino), Viña Valdespino-Barrel Fermented (vino blanco mono varietal Palomino Fino), Inocente (Fino), Tio Diego (Amontillado), Viejo CP V.O.S. (Palo Cortado) y Cardenal V.O.R.S. (Palo Cortado) que configuran la columna vertebral de esta gran bodega de Jerez considerada desde 2013 como una de las 100 mejores bodegas del mundo por la prestigiosa revista estadounidense Wine&Spirits, sin duda alguna, una de las más importantes e influyentes publicaciones del mundo del vino.

Recordar que estos vinos forman parte de la exclusiva asociación española de productores de vino, GRANDES PAGOS DE ESPAÑA, compuesta por 36 de las más prestigiosas bodegas de nuestro país como lo son: Abadia Retuerta, Marqués de Griñón, Belondrade, Mauro, Aalto, Numanthia, Gramona, Fillaboa…

Sobre Valdespino

El origen de la Bodega Valdespino es muy antiguo. Cuentan las crónicas de la época que de los esforzados 24 caballeros que combatieron al lado del Rey Alfonso X El Sabio en la reconquista de Jerez de la Frontera de los árabes, en el año de gracias de 1264, uno de ellos era Don Alfonso Valdespino, a quien una vez finalizada la reconquista y como a los restantes caballeros, el Rey premió con la cesión de tierras y fincas en la ciudad de Jerez, iniciándose así la larga tradición de los Valdespino vinculados con el vino de Jerez.

Aunque desde el año 1430 ya existían actividades comerciales, la firma A.R. Valdespino se funda en 1837 y se constituye mercantilmente en el 1875. En Mayo de 1883, Valdespino entra en la Real Orden de Proveedores de la Casa Real de España y también fue proveedora de la Real Casa de Suecia desde 1932 y de la Casa de Orleans.

Los vinos de Valdespino son reconocidos siempre con las mejores puntuaciones y valoraciones en los certámenes más importantes a nivel internacional.  En la afamada guía The Wine Advocate, la publicación del reconocido crítico estadounidense Robert Parker, Moscatel Viejísimo Toneles obtuvo la máxima puntuación: 100 puntos, Toneles se encuentra en el selecto club de los 21 vinos españoles a los que han otorgado esta puntuación, pero también cabe destacar que 18 vinos de nuestra bodega han sido reconocidos con 90 o más puntos; destacando los 99 puntos del Palo Cortado Cardenal VORS y del Amontillado VORS Coliseo y los 98 puntos del Pedro Ximénez VORS Niños.