Inicio Actualidad El Prestigio de los Grandes Jereces

El Prestigio de los Grandes Jereces

382
Compartir
Catavinos de Jerez

El Consejo Regulador avanza en la toma de decisiones para que todo el vino de Jerez se comercialice obligatoriamente embotellado a medio plazo

Algo se mueve en el sector del vino de Jerez, tradicionalmente inmovilista. Garantizar la trazabilidad del vino, que sea todo embotellado, no al ‘bag in box’, no al granel, movimientos todos ellos que merecen un análisis y una valoración.

El último pleno del Consejo Regulador volvió a abordar la cuestión del ‘bag in box’… una vez más. En el bloque de Fedejerez, a la cabeza de las propuestas de reforma, no hay dudas sobre este tema, ya que se puede decir que es prácticamente unánime el rechazo de las bodegas de la patronal a que en el futuro se pudiera autorizar este sistema de envasado, mientras que en el pleno del Consejo hay más debate, aunque es una opinión muy mayoritaria (solo el 30% de la representatividad de la manzanilla está a favor de este tipo de envasado, lo que no llega a ser el 10% del conjunto del Marco de Jerez).

Pero ahora el sector se ha animado a dar dos pasos más adelante. El primero es que el Consejo Regulador está decidido a que se ponga fin al hecho de que distintas bodegas de Sanlúcar, adscritas a las denominaciones de origen Jerez-Xérès-Sherry y Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda , envasen en ‘bag in box’ vino que previamente descalifican y que además explícitamente está diseñado para crear confusión en el consumidor, ya que las referencias en el etiquetado y empaquetado de esos ‘bag in box’ incluyen de manera habitual distintos términos que el imaginario colectivo asimila inmediatamente con la manzanilla (pasada, muy fina, etc).

El segundo de esos pasos es la adopción de una actitud vigilante ante la Administración, la delegación provincial de la Consejería de Agricultura. Se trata, en palabras recogidas en distintas fuentes del sector, de actuar como un auténtico lobby ante la Administración, estar encima de las primeras actas y expedientes sancionadores que han comenzado a levantarse después de la toma de muestras que se ha llevado a cabo ya en distintas bodegas. Efectivamente, desde el sector se constata que la Administración ha comenzado a actuar contra el ‘bag in box’ y que se aproxima un período de recursos legales de una y otra parte, pero que parece que se ha acabado el amparo que la Consejería de Agricultura ha venido manteniendo hacia estas prácticas fraudulentas. Pero, ¿por qué se ha mantenido dicha actitud, digamos, laxa? Bueno, de una parte estamos hablando de un negocio de bodegas pequeñas, que aunque han obtenido en algunos casos una rápida distribución basada en precios económicos, no supone más allá de un millón de litros en total, es decir, es un negocio en auge pero relativamente modesto frente a las cifras ‘macro’ del Jerez. De otra, hay que tener en cuenta que casi todas las bodegas que están realizando estas prácticas son sanluqueñas, el PSOE gobierna en Sanlúcar e incluso Irene García, la todopoderosa secretaria provincial del PSOE y presidenta de la Diputación, fue la anterior alcaldesa… en definitiva, como mínimo estas bodegas han venido gozando de audiencia en el poder.

Frente a temas como el ‘bag in box’, expedientes, recursos, etc, noticias, se han producido dos noticias de máxima relevancia por su repercusión mundial. Ahí está, por importancia real la cata que Josep Roca, el sumiller de El Celler de Can Roca, llevó a cabo en el Kursaal de San Sebastián para 1.200 afortunados que pudieron degustar de unas gotas de ‘Trafalgar’, un jerez de más de 200 años, vino de su propiedad procedente de reservas de la familia González anteriores incluso de que se fundara la bodega como tal. Eso sí que es una noticia positiva sobre el Jerez, una noticia que está al alcance de muy pocos vinos. Y un par de semanas antes, un suceso de naturaleza más rocambolesca, también llenó los medios de comunicación de medio mundo con el vino de Jerez, cuando Vladimir Putin y Silvio Berlusconi, durante una visita de este último a Crimea, decidieron al parecer dar buena cuenta de una botella de Jerez de finales de siglo XVIII que pertenecía a la colección particular de la bodega que estaban visitando. Esas sí dos son noticias sobre el vino de Jerez, noticias que hablan de historia, de imagen, de prestigio, en definitiva (con todas las salvedades que se quieran poner a los dos segundos personajes). ¿De qué negocio puede hablar una apuesta por el ‘bag in box’? ¿De qué prestigio? ¿De qué imagen? Simplemente, no hay discusión posible…
Bota de Jerez con Oloroso a granel
Otra tro tema de actualidad en el sector es el futuro del vino a granel. Para las bodegas de Fedejerez el futuro de los graneles no es otro que su desaparición, eso sí, se trata de un asunto como mínimo a medio plazo, y medio plazo en el Marco de Jerez son, con toda seguridad, varios años… Habría que llevar a cabo una revisión legal que sería compleja, ya que está la herencia, los derechos adquiridos, la tradición… de hecho ya se habló de este tema a mediados de los 90, así que… De manera paralela, el sector se plantea su relación con los tabancos (nombre de Jerez) y las tabernas y tascas de Sevilla y Sanlúcar (sobre todo) que también ofrecen Jerez y manzanilla a granel (algunas de ellas oferentes hoy de ‘bag in box’, por cierto). Hace unos años, el Consejo Regulador expresó su simpatía por la proliferación de tabancos y aplaudió el fenómeno porque entendía que acercaba el vino de Jerez a un público joven ajeno hasta entonces a su consumo. El problema, con el paso del tiempo, ha sido por desgracia la constatación de la procedencia dudosa del vino que se sirve en algunos, solo algunos, de estos establecimientos. Este cronista propuso en una entrega anterior la posibilidad de que el Consejo Regulador emitiera algún tipo de certificación de ‘tabanco amigo del Vino Jerez’ o nombre similar, por la que el hostelero asumiría la responsabilidad de análisis de muestras del vino que sirve a cambio de un certificado que, evidentemente redundaría en su provecho… Es una simple idea, que ahí queda, pero es un hecho que si la tesis mayoritaria actual en el Consejo Regulador (y muy mayoritaria) en Fedejerez es la desaparición de los graneles, los tabancos a medio plazo tendrán que empezar a servir forzosamente vino embotellado en la bodega… es decir, nadie en el sector está en contra de que continúe el negocio de los tabancos, nadie niega su encanto, el ‘rollo tabanco’… pero adaptándose a los tiempos. Por resumirlo en una frase, el sector tiene claro que debe pervivir la tasca, la taberna o el tabanco, como se le quiera llamar, que la gente tiene derecho a tomar un vino de Jerez barato y de hecho hay oferta embotellada para ese segmento, aunque también se tiene claro que la auténtica victoria –por lo que a prestigio se refiere- se produce cada vez que se da a conocer la apertura de un nuevo ‘sherry bar’ en Londres, Nueva York o incluso Madrid donde, por cierto, hay mucho terreno perdido que recuperar.

En el sector bodeguero jerezano se tiene muy claro hoy en día que la palabra trazabilidad, a la que se hacía referencia al comienzo de este artículo, aplicada al vino no es ya futuro sino el presente inmediato, y eso se consigue con la plena identificación por parte de consumidores y Administraciones de todos los actores que intervienen en la producción y distribución del vino. Y ha empezado la cuenta atrás…

Compartir
Artículo anteriorDama de Catas
Artículo siguienteCrónica I Encuentro ‘Secretos de Sacristía’
Carlos Piedras
Veterano periodista y nuevo colaborador de esta casa ha trabajado en Diario de Jerez desde 1998 a 2010, como redactor y redactor jefe. Vinculado siempre a la información del mundo del Jerez, ha trabajado en Aecovi-Jerez y Asaja-Cádiz. Siendo a día de hoy socio fundador y colaborador de La Voz del Sur. A sus 49 años, madrileño residente en Jerez y licenciado en Periodismo. Tiene su recorrido profesional en Diario de Jerez, Diario YA de Madrid (época de Antena 3), Información Jerez, corresponsalía de El Mundo en Jerez etc...