Inicio Actualidad La Casa del Jerez; un Buen Camino

La Casa del Jerez; un Buen Camino

652
Compartir
La Casa del Jerez; un Buen Camino

La Casa del JerezCreo y luego afirmo que es una tienda de esperanza, un camino más que se abre hacia el ‘descubrimiento’ de nuestras soleras, como esa lágrima desprendida que impregna nuestro catavino y cae suavemente para unirse a la textura, lo añejo, el sabor del buen trabajo de nuestra tierra… (ahí queó)

Nos situamos, hoy estamos en Divina Pastora 1 en el Local 3, justamente enfrente de la Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre, denominada como la ruta de la Plata, por ser zona de Museos, Hoteles y Bodegas.

La Casa del JerezDebemos de señalar la cantidad de ‘post’ (nosotros los denominamos artículos, crónicas… según la solvencia que posea cada cual) sobre el vino de Jerez últimamente. Pero pocos escritos hacen reseñas a las personas que hacen posible esta realidad, hoy estamos en uno de estos establecimientos, donde se respira ilusión, ganas, entusiasmo y amor por nuestros generosos. Nada más y nada menos una ‘casa’ un hogar donde te invitan a pasar para entender, aprender, degustar y comparar nuestros vinos.

La Casa del Jerez es una vinoteca con más de 140 referencias de jereces ¡Ahí es ná compañera! vende Vinagres y Brandy de Jerez, incluyéndose al mismo tiempo como despacho de vinos a granel de la Bodega Faustino González expidiendo Jerez directamente de la bota. Siendo el 80 % de sus clientes turistas. En este hogar llevan en ‘el tajo’ nada más ni nada menos que 19 años de experiencia, aquí huele a vino nada más entrar y si encima coincides cuando la magnífica venenciadora japonesa Momoko Izumi te escancia un buen fino, tienes Compañero que saltar de emoción y tocar los palillos con semejanza al Grilo de Jerez.

La Casa del JerezLos VORS te observan al entrar, y por un instante no puedes apartar la mirada de ellos, te intimidan y a la vez te los llevarías “tos pa casa”, en ese intervalo el amigo Borja, Borja González Garcia-Mier nos invita a un Jerez fino, directo de la canilla de una de las medias botas expuestas en un cachón a lo ancho del establecimiento, listas para despachar los excelentes jereces de la bodega Faustino González. El Fino al igual que los demás generosos a granel son vinos fermentados “en las mismas botas, donde se crían pausada y cariñosamente” tal como se hace el Jerez donde su materia prima se recoge cada vendimia en la Viña Calificada “Carmen de Montealegre” en el denominado Jerez Superior.

La apuesta por esta bodega y por supuesto por La Casa del Jerez, es dar a conocer un vino de antaño, de proceso añejo que mantienen todavía de forma tradicional en la bodega, conservándose un trabajo totalmente manual, sin bombas, micros o motores… sin depósitos. “A Jarreo y canoa para hacer un buen trasiego” un vino que nace de la ternura del almacenista, soleras únicas que aprovechaban otras bodegas para rociar sus vinos.
La Casa del Jerez
Entran un grupo de ‘Guiris’ (con todos mis respetos), Borja los atiende (lo habla todo), creo que son alemanes pero hablan un solvente inglés, no como yo, que imito a Tarzán en mis mejores ocasiones. Preguntan por un Sherry (del ‘Dry’ al ‘Medium’) Borja muestra, ordena y enseña la colorida gama del Jerez, “With the same grape?” o algo así pregunta una de las alemanas… se sorprenden… “¿Con una misma uva se hace casi toda la gama de vinos de Jerez?”. Quedan encantados y se llevan su mercancía, seguro que hoy para ese grupo de alemanes se abre un camino, y ese comienzo ha empezado aquí en ‘La Casa del Jerez’.