Inicio Blog El Roble Americano de las Botas de Jerez

El Roble Americano de las Botas de Jerez

971
Bodegas González Byass por Paco Barroso
Imagen de las Bodegas González Byass de Jerez, realizada por Paco Barroso

El vino de Jerez envejece en botas de Roble Americano previamente envinadas. Son muchas las propiedades que su madera aporta a los Jereces del Marco. Por este motivo, en este artículo hablaremos de esta especie, desde su hábitat hasta la taxonomía y usos, para poder conocerlo un poco más.

El Quercus albaconocido comúnmente como Roble Blanco Americano o sencillamente como Roble Blanco  – forma parte de la familia de las Fagáceas y es originario de Norteamérica, de la zona geográfica comprendida entre Quebec, Minnesota, Florida y Tejas.

El botánico Carlos Linneo fue quien publicó la primera descripción de la especia en su obra Species Plantarum de 1753. Etimológicamente ‘Quercus‘ hace referencia al nombre genérico del latín que designa al roble y a la encina y ‘Alba‘, es un epíteto latino que significa «blanco».

A pesar de que se conozca con este adjetivo, no es usual encontrar alguno con corteza completamente blanca ya que en su gran mayoría es de color grisáceo, con un tono similar al de la ceniza.

Es considerado el roble más majestuoso de Norteamérica, de frondosas ramas es capaz de alcanzar una altura de entre 25 y 30 metros en diversos tipos de terrenos. Sus flores son de color amarillo, muy brillantes y tiene como fruto una bellota comestible, de sabor bastante dulce con un pequeño toque de amargor.

El Roble Americano de las Botas de Jerez

La madera de Roble y las Botas de Jerez

La madera del roble americano es muy apreciada por la industria para la fabricación de barricas de vino, por su amplia versatilidad, gran resistencia y durabilidad en el tiempo.

Al igual que el resto de las maderas, cuenta con una gran capacidad higroscópica, con la que consigue absorber la humedad del medio ambiente. En el caso de las botas, al entrar en contacto con el líquido, hace que se hinche, comprimiendo las duelas y evitando que el vino se escape entre ellas.

Además, su gran capacidad de transpiración permite la entrada de oxígeno dentro del recipiente, micro oxigenando el vino, así como su evaporación. Aunque, debido a la complejidad molecular del Jerez, dicha pérdida no afecta por igual a todos sus componentes. Por ejemplo, las moléculas más simples como el Agua son las más rápidas en atravesar la madera de las botas para evaporarse en el ambiente, frente a otras más complejas, como las del Alcohol o la Glicerina, cuyo paso es más prolongado en el tiempo.

Así, la combinación de componentes con los del Roble, generarán aromas, colores y propiedades organolépticas especiales.

El envinado de las barricas de Roble

Una bota que ha contenido Jerez suele tener una segunda vida, ya sea para envejecer Brandy o bebidas espirituosas fuera de nuestra localidad. Todos los matices que el vino impregnó en la madera se trasmitirán de forma recíproca al líquido que contenga la bota.
Tales características van a depender de muchos los factores, como por ejemplo tiempo que contuvo vino de Jerez, ya que cuanto más largo sea, más intensa será la penetración de las moléculas, o las condiciones micro climáticas de la bodega, que influyen en el grado de transpiración de los componentes del vino.

También influye el tipo de Jerez que se usa en el proceso de enviado, ya que dependiendo de cuál sea, aportará diferentes connotaciones a la madera.

El Jerez más utilizado para envinar barricas de Roble es el Oloroso. La graduación alcohólica y potencia de aromas aportan a la madera de una gran personalidad, frente a las notas más sutiles del Fino o dulzonas del Pedro Ximénez.