Portada Cultura Entre Vinos: Entrevista a Andreas Rottmann

Entre Vinos: Entrevista a Andreas Rottmann

148
Entrevista a Andreas Rottmann

Andreas Rottmann, ‘Guirizano’ para los amigos, es alemán de nacimiento. Hace ya algunos años decidió cambiar su vida para vivir en Andalucía, en la bonita ciudad de Jerez de la Frontera.

Le gustan los idiomas y por ese motivo llegó a España. En la actualidad combina la enseñanza de idiomas con el mundo del turismo. Le apasionan nuestras tradiciones, nuestra cultura, el flamenco, la gastronomía, los caballos, y sobre todo, el mundo del vino. Es técnico en enoturismo de los vinos de Jerez, siendo el único alumno que tuvo bien todas las preguntas teóricas y prácticas en la prueba final. Desde su humilde opinión asegura que todo fue un poco de suerte, pero Andreas es un fuera de serie y un enamorado de los vinos de Jerez.

Andreas Rottmann y José Luis Jiménez

JL: ¿Qué hace un alemán viviendo en Jerez?

AR: Lo que la gente suele hacer por aquí, intentar buscarse la vida, sin olvidar disfrutar de las cosas tan bonitas que tenemos por estas tierras.

JL: ¿A qué te dedicas?

AR: Soy autónomo desde hace algunos años, con dos actividades básicas. Por una parte tengo una pequeña academia donde imparto clases de alemán y español para extranjeros. Por otra parte me dedico al sector turístico, soy guía turístico, enseño las cosas interesantes de la zona a turistas de habla alemana bajo el nombre ‘Guirizano’. El nombre expresa muy bien de lo que se trata, siendo guiri, pero viviendo aquí, conozco bien los dos mundos y el proyecto consiste en experiencias turísticas originales en alemán.

JL: ¿Cómo y dónde te ves dentro de 10 años?

AR: Ojalá estuviera jubilado y haciendo simplemente lo que me dé la gana, aunque lo dudo, lo veo complicado.

JL: ¿Qué es lo que más te gusta de Jerez y de la zona?

AR: El cielo azul y el sol, la luz y la claridad me dan vida y mucha energía y eso me encanta. Me gusta la autenticidad del lugar, es un lugar único y es lo que se ve y lo que la gente vive.

JL: ¿Cómo conociste los vinos de Jerez?

AR: Los descubrí nada más llegar a Jerez, porque es imposible no conocerlos. En Alemania los conocía, pero no mucho. En Alemania, como en otros muchos sitios del mundo, los que más se conocen son los vinos dulces, normalmente los Cream. Al llegar aquí descubrí el amplio abanico de variedades.

JL: ¿Vino o cerveza?

AR: La cerveza para dar un pequeño descanso de vez en cuando (porque tiene menos alcohol), pero por gusto y disfrute, el vino.

JL: Un vino.

AR: El Amontillado, porque viene de dos mundos, dos crianzas diferentes, es un híbrido, tal y como yo me siento.

JL: Un plato.

AR: Me gustan mucho las tortillitas de camarones y una tapa de carne ‘mechá’ con una copa de vino.

JL: Un lugar.

AR: Me encantan los Claustros de Santo Domingo. Cada vez que veo un evento interesante, no dudo en ir. También me gusta el campo, la viña, los caballos y pasear por la playa.

Entrevista a Andreas RottmannJL: ¿Qué destacarías de las bodegas de Jerez?

AR: Son impresionantes por su tamaño, altura, historia, antigüedad… y cuando entras, tienen un misterio que te invade y que se mezcla con su olor. Una mezcla de sensaciones.

JL: Lo que más te gusta de los vinos de Jerez:

AR: La gran variedad de vinos secos que se sacan de tan pocas uvas (tres, dos o una). El impresionante abanico de jereces que se obtienen con tan poca materia prima.

JL: ¿Hacia dónde camina el futuro de los vinos de Jerez?

AR: Soy bastante nuevo en este mundo como para contestar una pregunta así. Nadie es profeta en su tierra y con los vinos ocurre exactamente igual. Son productos únicos en el mundo y creo que la gente de aquí no los valora tanto como deberían. Me gustaría que fueran a más. Poco a poco se están dando a conocer gracias a los tabancos, ojalá sigan en ese camino.

JL: ¿Hacia dónde camina el futuro del enoturismo?

AR: En necesario que los vinos y las bodegas de la zona se conozcan más y mejor, apostando por un turismo sostenible. No buscar masas de turistas que no valoran ni disfrutan su visita.

JL: Palabras de despedida.

AR: Agradecer a la gente de Jerez y Cádiz, en general, por acogerme tan bien en la zona. Me siento como en casa y estoy muy a gusto, y eso tiene que ver con el cariño y el trato que he recibido por mucha gente de la ciudad.