Inicio Opinión Los Pescuezos y Gallaretas del Jerez

Los Pescuezos y Gallaretas del Jerez

478
gallareta
Archivo P.B

El Jerez es uno de los vinos más afamados del mundo, de eso no cabe ninguna duda, un vino generoso que atrae a todo tipo de profesionales y amante por el buen beber.
Pero no vamos a descubrir ahora lo que es este gran vino, nos centraremos en desglosar dos tipos de los denominados ‘influencers’ del vino.

En el acervo jerezano hay una denominación concreta para un tipo o tipa que su único propósito es ir a tragarse media bodega sin hacer absolutamente nada, su fórmula es la del pelotazo, es decir, no escriben, no realizan reportajes fotográficos, no realizan videos etc… Simplemente pagando un buen dinero en las redes sociales y utilizando denominaciones ‘sherryzantes’ obtiene un buen número de ‘followers’ o seguidores. Hasta que un día decide ir a una bodega a beberse hasta los charcos.

Pescuezos

Estos son los denominados ‘Pescuezos’, individuos/as que su único objetivo es hacerse una foto en una bodega y fortalecer su marca personal a costa de chorros de vino en su gaznate.

Simplemente, van a lo fácil, el Pescuezo es un ser bastante narcisista que normalmente tiene un buen poder adquisitivo, promete que la foto que realice con su vino lo verán grandes profesionales del mundo vitivinícola y al final, ven su imagen en las redes porque la bodega que visitó comparte al Pescuezo al lado de una bota sonriendo con arte. ‘¡Ole joé!’ Toda una marca para el Jerez.

Hay Pescuezos que han conseguido grandes logros e incluso, le han mandado alguna botellita del Consejo Regulador que conservan con un ‘viaje’ polvo en la vitrina como si fuese un trofeo. Eso sí, la botella no lo duden, está más vacía que el laguito del Parque La Plata de Jerez.

Gallaretas

Pero sin duda alguna, hay un profesional ‘influencers’ peor que el Pescuezo… si, este da verdadero pánico, sobre todo si es invitado a los eventos gastrovinícolas, su nombre es ‘el Gallareta’. El típico ‘maromo’ que ve un plato de ostras y se zampa hasta las ‘cascaras’, devora una bandeja de queso y se jacta diciendo burradas como que «el queso azul marida de lujo con un Jerez ‘Palo Cortao’», ‘¡Ahí es ná!’.

El Gallareta es el amo y señor de un evento donde se pueda comer cualquier cosa, el después escribe dos pamplinas en una red social y copia lo que ponga la contraetiqueta de la botella, un par de fotos y a seguir comiendo para engordar el buche.

Los Gallaretas son expertos en el picoteo de botas, y más listos que los Pescuezos, ya que utilizan expresiones al probar un Jerez como “uoooo” “mmmm” “aaaa” mientras menean la copa esperando que les eches más vino. Y si le ponen el acento extranjero a estas expresiones se llevan de calle hasta ‘los stands’ de cualquier Consejo Regulador. Pero sobre todo, el término gallareta más utilizado es la palabra ‘Crack’, una palabra que se camufla bastante bien a la hora de masticar el jamón, el queso o el catavino que se acaba de tragar.

Eso sí, hay una cosa en común entre un Pescuezo y un Gallareta, si tenéis la mala fortuna de encontrárselo en un establecimiento, recordad, ellos tienen tendencia jerárquica, beben y comen lo más caro pero nunca pagan.

***

» ¿Te gusta lo que estás leyendo?: Suscríbete a nuestro Newsletter para estar al día de todas las noticias relacionadas con los Vinos de Jerez y la Manzanilla de Sanlúcar.

Artículo anteriorNueva saca de la manzanilla viral de Feria
Artículo siguienteVinos de España Una Pasión se despide de Cádiz por la puerta grande
Co-fundador de La Sacristía del Caminante, es Licenciado en Historia por la Universidad de Cádiz aunque nunca se ha apartado del mundo del vino de Jerez debido a su trabajo como técnico operario en la prestigiosa Bodega familiar de González Byass, donde ha aprendido la práctica del buen hacer de nuestros vinos de la mano de grandes profesionales ‘arrumbaores’, capataces, técnicos y trabajadores.