Inicio Actualidad La Reja: la Renovación Tabanquera

La Reja: la Renovación Tabanquera

737
Compartir
La Reja: la Renovación Tabanquera

La Reja: la Renovación TabanqueraDejamos atrás el teatro Villamarta hasta llegar a la calle Mesones, en el número 6 es donde nos paramos, se apetece un buen oloroso acompañado de un buen queso viejo. ‘Hablan las 13:30 del mediodía’, y como respuesta entramos en La Reja. La Reja Tabanco, el Tabanco La Reja o simplemente La Reja es un establecimiento que data su fundación del año 1942, por D. Manuel Rodríguez Paz antiguo propietario.

El Tabanco comenzó dedicándose a la venta de vino a granel de la bodega Cala, ubicada en la calle Angostillo de Santiago y propiedad de Miguel Cala Ramírez, donde eran famosos los finos Perla, Genaro y Angelita y el notorio amontillado San Francisco, para el que tuviese el privilegio de probarlo. Poseía también un Brandy de Jerez de ‘categoría’, llamado Brandy Isabelino.

La Reja: la Renovación TabanqueraTras esta breve introducción, nos acoplamos en la barra y pedimos ese oloroso de primera marca con una tapa de queso viejo, nos atiende Verónica Lozano, catavino en barra, oloroso y el queso. ¡De lujo! Al observar el Tabanco. Primeramente, lo inicial que se me viene a la cabeza es la época estudiantil, ese recuerdo de las calderillas sobrantes que te permitían tomarte un montadito de calidad por un módico precio en el caro centro sevillano, justamente en la calle san Eloy y seducir a la ‘compañera’ con un montadito de ‘carne mechá’. Ese sentimiento de orgullo de poder pagar ese bocadillito era algo sublime por aquel entonces, aunque luego cenaras un paquete de pipas, todo por el disfrute del “yo te invito, a lo moco de pavo”.

La Reja tiene ese parecido al sevillano patio San Eloy, aunque para mi modo de verlo, este tabanco es mucho más cómodo, su graderío contiene preciosas mesas de azulejo que presentan cabezas de caballo donde una hermosa Reja, el símbolo que le da el nombre al establecimiento, te acompaña a la hora de comer esos fantásticos montaditos.

En especial a nosotros nos encanta el jerezano, de carne mechada y queso fundido, pero recomendamos toda la gran variedad de la veintena de propuestas que recorren parte del territorio nacional; como ‘el madrileño’, ‘el isleño’, ‘el catalán’ o ‘el extremeño’ que hacen de este Tabanco un sitio auténtico y especial en Jerez. Fuera aparte, cada fin de semana es una sorpresa por sus actividades y degustaciones de platos tradicionales, ofertan desde las diferentes tapas locales y sus acreditados montaditos a jereces de primeras marcas.

La Reja: la Renovación TabanqueraUn Tabanco que ha sabido evolucionar con los tiempos de la mano de Antonio Rodríguez y Verónica Lozano, donde la tauromaquia y el vino se dan la mano pero con aire renovado. Apreciándose desde cuadros en blanco y negro del maestro Ordoñez, a fotos de toros en la dehesa, que alternan con fotos de la pisa de la uva pasando a un Mural dedicado a la vendimia del conocido caricaturista; D. Manuel Rodríguez Romero (Maro), creando un contexto realmente único.

La Reja: la Renovación TabanqueraSinceramente, el ambiente recogido, la fisionomía del establecimiento y la calidad de su comandas, hacen que La Reja sea un lugar para disfrutar de los amigos, del buen vino de Jerez y del buen gusto. En pleno centro de Jerez y con magnífico precios, La Reja, es una parada obligada para los amantes de las costumbres y el vino de Jerez de primeras marcas. El clásico tabanco de Jerez da la mano a la renovación con nuevas tendencias, donde disfrutar de un ambiente interesante y un fantástico vino de la casa es apuesta segura.

Compartir
Artículo anteriorLa bodeguita de la calle Arcos
Artículo siguienteBuscando el alma de Jerez II Parte
Francisco José Becerra
Co-fundador de La Sacristía del Caminante, es Licenciado en Historia por la Universidad de Cádiz aunque nunca se ha apartado del mundo del vino de Jerez debido a su trabajo como técnico operario en la prestigiosa Bodega familiar de González Byass, donde ha aprendido la práctica del buen hacer de nuestros vinos de la mano de grandes profesionales ‘arrumbaores’, capataces, técnicos y trabajadores.