Inicio Opinión ‘Bag in Box’: Actuar o Dialogar

‘Bag in Box’: Actuar o Dialogar

496
Compartir
'Bag in Box': Actuar o Dialogar

El Consejo Regulador del Jerez estalla y pide a la Junta que actúe de una vez contra la práctica ilegal en el Marco de envasar en ‘bag in box’. Mientras, la Junta sigue con sus llamamientos al diálogo, pero su deliberada pasividad anima a las bodegas de Sanlúcar partidarias de este tipo de formato, que incluso envasan ya en este formato indicando explícitamente que se trata de manzanilla, lo que significa en la práctica un aumento de las irregularidades.

El Consejo Regulador del Vino de Jerez y la Manzanilla, siempre comedido, emitió el pasado martes un comunicado en el que insta a la Consejería de Agricultura a que ejerza “urgentemente” las competencias que tiene en defensa de las denominaciones de origen, exija el cumplimiento de la normativa legal, sancione a quienes las incumplen y “ponga así fin a la lamentable situación de inseguridad jurídica actual”. Con otras palabras, el Consejo Regulador solicita a la Junta de Andalucía que deje de marear la perdiz en el tema del ‘bag in box’ y que embride de una vez un asunto que, lejos reconducirse, sigue adelante sin que la Junta haga otra cosa que emitir sus reiteradas llamadas al consenso o al diálogo. Como es sabido, la inmensa mayoría del Marco de Jerez (incluida la propia manzanilla, por volumen de ventas, ya que Barbadillo, La Guita y Delgado Zuleta se mantienen al margen) se opone a este envase por razones de imagen y prestigio; únicamente está permitido el vidrio.

En los últimos días han sido dos los responsables de la Junta los que han hablado del asunto, el vicepresidente Jiménez Barrios y el delegado del Gobierno en la provincia, López Gil. En realidad no han dicho mucho, aunque de sus intervenciones sí cabe extraer importantes conclusiones. La Junta, por ejemplo, se arroga un papel mediador en el conflicto, cuando desde el Consejo Regulador –en su totalidad, salvo un voto en contra y dos abstenciones- lo que se le solicita ya, tras la ronda de contactos que efectivamente ha mantenido la Consejería con todas las partes, es que proceda a aplicar la legalidad vigente y, en consecuencia, ponga freno vía sancionadora a la irregularidad que supone el envasado en ‘bag in box’ que vienen realizando las autodenominadas bodegas artesanas de la manzanilla. Otra conclusión significativa es que la Junta ve en realidad este asunto como un conflicto entre grandes y pequeños –dice, literalmente, que en el sector conviven desde “grandes corporaciones con enormes mercados internacionales” a pequeños cooperativistas- y aunque reconoce, como no podía ser de otra forma, la normativa existente, estima que puede superarla “mediante la introducción de alguna medida que satisfaga a todos”, tal y como declaró el pasado martes 24 de noviembre el propio López Gil (Diario de Jerez). En realidad, de manera implícita, la Junta apela a los grandes a una especie de ‘vive y deja vivir’ porque en realidad… en realidad no disimula sus simpatías hacia las bodegas que están produciendo ‘bag in box’, no porque le guste o le deje de gustar especialmente este envase, sino porque se trata de bodegas pequeñas (aunque algunas no tanto, como Hidalgo-La Gitana o Argüeso) que han encontrado aquí un negocio local o regional, aunque eso sí, el adjetivo para dicho negocio ya ha dejado de ser ‘residual’ porque, según fuentes del sector, supera el millón de litros, fundamentalmente en bares y tabernas de la provincia de Sevilla y de la propia Sanlúcar. Incluso el propio López Gil quita hierro a la casi unanimidad del Consejo sobre el ‘bag in box’ al decir que las grandes bodegas tienen “mucha voz” en el seno de la institución. Como se ve, los responsables de la Junta dicen muchas más cosas tras el parapeto de su inevitable llamada al diálogo.

En última instancia, está claro que la Consejería estima que puede hacer política en este asunto y que pretende buscar una solución más allá de la normativa actual, postura que contrasta con la del Consejo Regulador, que viene reclamando que se aplique la legalidad. Y punto. Así, la Junta dice seguir trabajando en una solución satisfactoria para las dos partes pero es evidente, ya que ha pasado un tiempo prudencial sin que nadie haya salido a desmentir una afirmación de este calado, que algo de verdad hay cuando las bodegas sanluqueñas díscolas dicen tener el aval o la conformidad de la Consejería para comercializar manzanilla en el envase de la discordia. Mientras, en el sector bodeguero comienza a hablarse abiertamente de inseguridad jurídica y, en consecuencia, de la puesta en peligro de inversiones y empleo, en referencia a la pasividad de la Junta.

Pero volvamos a hablar de cómo se suceden los acontecimientos. Hay que recordar que Irene García, presidenta de la Diputación y secretaria provincial del PSOE, fue la anterior alcaldesa de Sanlúcar y en el sector se da por hecho que ha abierto alguna puerta en la Consejería a estas bodegas. El día 26 de noviembre García ha sido precisamente la última dirigente socialista en hablar del tema. Tras la obligatoria apelación al diálogo dijo también que el sector debe saber adaptarse a los nuevos tiempos. Ahí lo dejó. De esos contactos vendría la vía argumental del ‘uso indirecto’, el supuesto resquicio legal de que el envasado en ‘bag in box’ es en exclusiva para la hostelería y, por tanto, no va directamente al consumidor, que han comenzado a esgrimir estos operadores. No obstante, el Consejo ha tapado esta vía con un informe, realizado por el catedrático de Derecho Administrativo Alfonso Pérez Moreno, en el que se aclara que por uso indirecto no se puede entender que el vino vaya exclusivamente a la hostelería, sino que se use para la elaboración de salsas y condimentos. Todo un mundo. Este informe, que se vio en el último pleno, se elevará próximamente a la Consejería.

'Bag in Box': Actuar o DialogarAunque el asunto del ‘bag in box’ ha cogido fuerza y titulares de prensa en los últimos meses, no viene de ahora, ya que hace más de una década que algunas bodegas de Sanlúcar comenzaron a comercializar manzanilla en este formato, lo que dio lugar a los primeros choques de pareces, expedientes, multas y sentencias. Por ejemplo, en 2006 el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) falló contra Don Lorenzo (Gaspar Florido) por utilizar el ‘bag in box’ para envasar manzanilla. En aquella sentencia, el TSJA dejó claro que si bien el ‘bag in box’ es un tipo de envase perfectamente legal y regulado a nivel nacional y comunitario para la comercialización de vino, el reglamento del Consejo Regulador en su artículo 31.2 recoge que los vinos que ampara “únicamente pueden circular y ser expedidos por las bodegas inscritas en los tipos de envase que no perjudique su calidad o prestigio y [estén] aprobados” por la propia institución, léase vidrio. La sentencia recoge también que diez años antes, en 1996, una bodega distinta solicitó permiso al Consejo para envasar en este formato, permiso que fue denegado por el “desprestigio” que supondría para el producto y que fue ya en 2000 cuando se toma en la institución reguladora una decisión explícita respecto a la prohibición del ‘bag in box’. Es curioso que las causas en que se basó hace casi diez años la sentencia contraria a Don Lorenzo se estén repitiendo ahora, ya que entre las irregularidades cometidas, además del envasado de manzanilla, está la de utilizar las precintas oficiales que el Consejo Regulador expende para las garrafas (práctica ésta permitida, si bien se quiere ir eliminando) en los propios ‘bag in box’, cuando aparte de que no se trataba del envase para el que se habían facilitado, tampoco coincidían las capacidades, ya que las garrafas van en las tradicionales arrobas (16 litros) y sus divisiones y el ‘bag in box’ en múltiplos de cinco… las mismas prácticas, en definitiva, que el Consejo Regulador detectó hace unos días en varias bodegas de Sanlúcar y por las que se han cursado ya varias denuncias.

Tras esta sentencia de 2006, distintas bodegas de Sanlúcar siguieron adelante con el ‘bag in box’ pero modificando su estrategia. Durante años ha sido común la práctica de descalificar manzanilla –para no ser acusadas de envasar el caldo amparado, aunque realmente era el mismo líquido- si bien para atraer al consumidor se utilizaban los adjetivos que suelen acompañar al vino sanluqueño, como ‘finísima’, ‘pasada’, etc. Esta práctica, descalificar manzanilla para el ‘bag in box’, un auténtico sumidero para la denominación de origen, ha pervivido durante años con una evidente permisividad de la Consejería, ya que tampoco está permitida para vinos de la graduación de la manzanilla que no estén amparados. En los últimos meses las quejas del Consejo Regulador ante la Consejería sobre esta práctica han ido en aumento, a medida que ha ido creciendo el uso de este formato, pero sin obtener gran eco. Estas bodegas no solo no han cesado en dicha actividad sino que en las últimas semanas han redoblado su apuesta al volver a poner explícitamente manzanilla en los envases, utilizando, como se ha señalado más arriba, las precintas oficiales expedidas por el Consejo para garrafas con capacidades similares…

La situación actual entre el Consejo Regulador, las bodegas sanluqueñas díscolas y la Consejería de Agricultura asemeja, en definitiva, un nudo gordiano, en el que cada una de las partes cree tener una solución. Para el Consejo todo pasa por el respeto a la legalidad actual y que todas las actuaciones sean en consecuencia; la Junta nada y guarda, mientras pide diálogo busca una, hoy por hoy, imposible solución, pero lo cierto es que el tiempo empieza a correr en su contra… y, por último, las bodegas díscolas se sienten fuertes para seguir adelante con el envasado de manzanilla en ‘bag in box’. Probablemente la Junta sabrá porqué…

Compartir
Artículo anteriorNon Plus Ultra (No más allá)
Artículo siguienteÉxito del II Encuentro ‘Secreto de Sacristía’
Carlos Piedras

Veterano periodista y nuevo colaborador de esta casa ha trabajado en Diario de Jerez desde 1998 a 2010, como redactor y redactor jefe. Vinculado siempre a la información del mundo del Jerez, ha trabajado en Aecovi-Jerez y Asaja-Cádiz. Siendo a día de hoy socio fundador y colaborador de La Voz del Sur. A sus 49 años, madrileño residente en Jerez y licenciado en Periodismo. Tiene su recorrido profesional en Diario de Jerez, Diario YA de Madrid (época de Antena 3), Información Jerez, corresponsalía de El Mundo en Jerez etc…