Inicio Opinión Fedejerez se propone acabar con toda la venta de vino a Granel

Fedejerez se propone acabar con toda la venta de vino a Granel

588
Compartir
Verano Flamenco y II Ruta del Atún

El futuro está en el vino embotellado, que ofrece todas las garantías de control, calidad e higiene
explica el presidente de Fedejerez, Evaristo Babé.

Desde la Sacristía del Caminante creemos desafortunada esta noticia y las palabras del señor presidente de Fedejerez Don Evaristo Babé.

El vino de Jerez es el vino de Jerez tanto en botella como a Granel, hoy en día se está viendo una situación que hace 5 años era impensable y es que la juventud jerezana y la que nos visitan beban vino de Jerez. Es importante ver la percepción y sensibilidad que le han dado nuestros tabancos a nuestros caldos, han aumentado el consumo y acentuado la educación cultural que entraña el copeo ante la situación precaria que nos han tenido acostumbrado la mala comercialización del vino. El tomar vino a Granel de máxima calidad hace que el consumidor más tarde o más temprano se introduzca en el Jerez de primeras marcas.

Aunque respetamos las palabras del presidente de la patronal para nada la compartimos, no es lógico que explique de manera axiomática que el vino de Jerez es solo el vino embotellado cuando nos embarcamos a cualquier región de España y es prácticamente imperceptible nuestras primeras marcas en los supermercados, tabernas, bares y restaurantes de la zona. Mientras en las ciudades del Marco de Jerez el Rioja, Ribera del Duero, Penedés e incluso el Albariño se percibe y se compra a veces hasta más que el Jerez embotellado, algo falla y no es el Jerez a Granel.

Compartir
Artículo anteriorUn día de Feria
Artículo siguienteUna Parada en el Tabanco Plateros
Francisco José Becerra
Co-fundador de La Sacristía del Caminante, es Licenciado en Historia por la Universidad de Cádiz aunque nunca se ha apartado del mundo del vino de Jerez debido a su trabajo como técnico operario en la prestigiosa Bodega familiar de González Byass, donde ha aprendido la práctica del buen hacer de nuestros vinos de la mano de grandes profesionales ‘arrumbaores’, capataces, técnicos y trabajadores.