Inicio Actualidad Consejo Regulador Consejo Regulador: La Presidencia y el día después

Consejo Regulador: La Presidencia y el día después

158
Sede del Consejo Regulador de Jerez
Imagen sherry.wine

El pleno resultante del proceso electoral en que se encuentra el Marco de Jerez deberá encarar ahora el nombramiento de un presidente que afronte una agenda muy complicada, en buena medida marcada por la crisis de la COVID-19

El nuevo pleno del  Consejo Regulador afrontará el 6 de octubre su constitución formal y la elección de presidente, tras la marcha de Beltrán Domecq. Para confeccionar dicho pleno no ha sido necesario celebrar de manera efectiva elecciones ya que como los votos se comprometen en función de la representatividad de las distintas organizaciones sectoriales, si no hay ninguna vocalía en abierta disputa no hay necesidad de poner las urnas y votar físicamente.

Grosso modo, el nuevo pleno ha quedado como sigue: cooperativas 6+1 (este último vocal es de las bodegas de vinagre, un aliado); viticultores independientes 5, todos de Asevi-Asaja; Fedejerez, 5 vocales; 2 para las bodegas que elaboran Manzanilla, y Estévez, que abandonó la patronal Fedejerez hace apenas unos días, otro vocal. Con esta correlación de fuerzas el pacto para la presidencia es inevitable, con distintas posibilidades entre cooperativas, Asevi-Asaja y Fedejerez. Para definir la situación actual es muy socorrido recurrir al ejemplo del póker, con todas las partes esperando a ver quién es el primero que parpadea. Habitualmente es Fedejerez quien suele promover un candidato –lo que no significa que forzosamente lo saque adelante: en 2010 Antonio Fernández se impuso por un voto al candidato de la patronal, Evaristo Babé, debido a, digamos, disensiones internas- y cierre acuerdos con otras organizaciones cuando es necesario. Pero esta vez no está tan claro que este vaya a ser el mecanismo. Hay que tener en cuenta que con cinco vocales, la capacidad de maniobra de Fedejerez está seriamente comprometida.

En este momento hay tres o cuatro candidatos (según se mire) a la presidencia. No vamos a dar nombres y apellidos porque en realidad no son propiamente candidatos: nadie confirmaría que lo es si no tiene opciones serias de ganar, otra cosa es que equis organización sectorial haya hablado con él y cuente con su beneplácito para promoverlo en sus contactos sectoriales. Lo que sí podemos dar es un perfil de esos tres nombres (o cuatro, según se mire, insistimos). Fedejerez cuenta con rescatar a un antiguo directivo del sector; las cooperativas están a la espera de la decisión que tome uno de los suyos, aunque su voto puede que no sea uniforme; por último cabe la posibilidad de que ese puesto, en una jugada a varias bandas, sea para un técnico con prestigio en el sector recientemente jubilado. Van tres… ¿Y el cuarto? Pues el cuarto sería un directivo del sector en activo, una solución de compromiso en principio poco deseada por todas las partes y que se activaría únicamente si no son capaces de ponerse de acuerdo en otro nombre. En función de que los vocales se pronuncien por una u otra posibilidad, las atribuciones que tendría esa presidencia variarían. Hay bodegas de Fedejerez que quieren que el puesto siguiera tal y como ha sido en los últimos años con Beltrán Domecq, es decir, una presidencia con funciones de corte más representativo que ejecutivo, aunque ese perfil no se adecúa forzosamente al resto de candidaturas y, por supuesto, de llegarse a tener que contar con el ‘cuarto hombre’ ese puesto sería sin duda de carácter plenamente ejecutivo.

Pero al final hay que ir al para qué, para qué ser presidente del Consejo Regulador de las D.O. Jerez-Xérès-Sherry, Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda y Vinagre de Jerez más allá del prestigio personal y profesional, que también, claro. En una entrega anterior, comentábamos que sería bueno que, por una vez, la elección de presidente no fuera un simple compromiso de voto entre organizaciones, es decir, que ante la difícil situación por la que atraviesa el sector, muy afectado en las ventas por la incidencia de la COVID-19, se explicaran propuestas y medidas… se acudiera, en definitiva, con algo parecido a un programa electoral, ya que el nuevo pleno y el presidente que elija tendrán sobre la mesa un horizonte muy complejo, con la gestión de la crisis originada por la pandemia compartiendo protagonismo con otras cuestiones que llevan años enquistadas en la agenda sectorial, caso del fino de Sanlúcar, graneles, ampliación de la zona de crianza o los ‘nuevos jereces’, entre otros.

A falta de una organización interprofesional como la que hay en otras D.O., al final todos estos temas pasan por el pleno del Consejo, a veces con unas competencias mermadas o incluso cuestionables para tomar decisiones respecto a los mismos. Seguro que la gravedad de la situación forzará que se alcancen acuerdos sectoriales, lo que está por ver –y volvemos a la terminología usada anteriormente en estas páginas- es si dichos acuerdos serán solo, digamos, coyunturales, o buscarán cambios que abiertamente hemos calificado aquí como estructurales. Caídas de ventas, escasa rentabilidad del viñedo… este panorama forzosamente tiene que ser objeto de debate cuando las distintas organizaciones alcancen acuerdos para sumar los votos que permitan la elección de un presidente, una elección que no puede ser solo sumar una mayoría absoluta y ya.

De forma paralela, en el sector se vienen produciendo distintos movimientos. La salida de Estévez de Fedejerez es significativa, ya que esta bodega propugna desde hace años el protagonismo de la uva -100% Jerez en cada botella de vino de Jerez y evolución en ese sentido del Brandy de Jerez- para crear riqueza y reforzar el prestigio del sector. Ahora ha sido Williams & Humbert quien ha dado otro paso al anunciar que premiará distintos parámetros de la uva (calidad, procedencia, grado, entre otros) en el precio final que pague al viticultor… son pasos distintos pero en una misma dirección y que no hay . Despacio, pero el Marco de Jerez se mueve… No obstante, uno de sus principales dirigentes, Evaristo Babé, ya anunció en 2017 “una década de cambios vertiginosos que requieren otra mentalidad”. Como el mismo diría también, “poquito a poco”…