Inicio Cultura Crónica por los pueblos blancos

Crónica por los pueblos blancos

299
0
Crónica por los pueblos blancos

Hoy no vamos a descubrir la belleza y singularidad de los pueblos blancos de la provincia de Cádiz, tampoco del gran patrimonio que se esconde entre sus calles. Solo con caminar entre sus angostas calles huele y se respira distinto. Es imponente, ver una fortaleza medieval en lo alto de un promontorio, cuando te diriges de un pueblo a otro y ves la riqueza natural con la que contamos. La de civilizaciones y reinos que han pisado esta misma tierra, y el legado que nos han regalado y a día de hoy formamos parte de él.

En estos tres últimos fines de semanas estuvimos en tres localidades gaditanas, la primera, un pueblo de categoría y belleza suprema como es Zahara de la Sierra, declarado en 1983 Conjunto Histórico- Artístico.

Allí nos aguardaba, con todo su patrimonio abierto al público, donde la fusión de la Historia, naturaleza y lo urbano es impresionante. Justo en la calle comercial, muy cerca de la Iglesia de Santa María de Mesas paramos a tomar refrigerio. Una buena copa de Jerez Oloroso y fusionarlo con la gastronomía de la zona es un auténtico lujo, maridar la campiña jerezana con lo mejor de las chacinas, quesos y guisos de la sierra es “pa’ llorar”.

La segunda localidad es la majestuosa Arcos de la Frontera, la denominada puerta a la sierra. Uno de los pueblos que más predilección le tengo, donde comer es siempre un gustazo. Justo al lado de la iglesia de San Pedro conocimos un auténtico ‘Buhio’ para los amantes del vino de Jerez. Una Taberna con una carta de nuestros generosos bastante amplia y muy bien servida.

Y la tercera localidad que visitamos fue Medina Sidonia, el mirador de Cádiz. Donde pudimos observar bastante presencia de nuestros vinos. Sin embargo, hay veces que no se sabe cuidar de lo nuestro, y en un bar justo en frente de la plaza de abasto, con una infinidad de propaganda hacia los vinos de Jerez y con diversas referencias a conocidas marcas de finos jerezano. No pusieron una autentica bazofia.

Nunca entenderemos, si pides una marca
¿Por qué rayos te ponen un granel que apesta, vendiéndotelo como el Fino que has pedido y viendo en tu propio bar innumerables referencias hacia él? El relleno de botellas dice mucho de la condición de un hostelero, eso son los pequeños puntos negros que existen en todos sitios y que de una vez por todas debemos de erradicar. Por lo demás bendito y maravilloso pueblo blanco la gran Medina Sidonia.