Últimas publicaciones
Cargando...
Suscribirse a la Sacristía del Caminante

lunes, 23 de mayo de 2016

El Jerez: una mirada hacia delante

Por Redacción La Sacristía del Caminante
Ya es hora de pensar más en qué debemos hacer, en lugar de en cómo debíamos haberlo hecho”. Con esta afirmación Luis Pérez dio paso a la conferencia impartida ayer en el Ciclo de Williams & Humbert bajo el título “Jerez: una mirada hacia delante” y que congregó a más de 150 personas

Tras la presentación realizada por Jesús Medina Gª de Polavieja, director general de Williams & Humbert, el invitado a este Ciclo comenzó por plantear el reto, que sólo cabe asumir con pasión, de cómo actualizar la valoración del jerez ¿Cómo acrecentar el valor del vino de mayor tipicidad? ¿Qué zona del mundo posee el volumen de vino y nivel de envejecimiento de nuestros VOS y VORS?

“EL CONCEPTO DEL VINO NO SE ENTIENDE SIN SU VIÑEDO”

Para Luis Pérez, la mayor dificultad a la hora de responder a estas preguntas y mirar el horizonte del jerez, estriba en los altos muros de sus bodegas. Es decir, en la dicotomía que existe en Jerez entre estas y sus viñedos. Debido a que “no existe otro vino que evolucione tanto durante su proceso de crianza y envejecimiento como lo hace el jerez, es fácil entender que el mundo de sus bodegas tenga un protagonismo tan apabullante que nos haga muy difícil sobrepasar sus muros”

Sin embargo, para Luis Pérez, la realidad del Jerez incluye un patrimonio que va más allá de las bodegas y que hace 3.000 años cautivó al visitante fenicio: las viñas, nuestros pagos de Albariza. Para el conferenciante “el concepto de un vino no se entiende sin su viñedo”. Una realidad que ha sido relegada en las cuatro últimas décadas y que, en opinión de este destacado experto, es necesario recuperar.

Luis Pérez considera que se han aplicado procesos tendentes a una mayor estandarización del vino. Y como ejemplo ilustrativo, menciona cómo los finos se han “amanzanillado” o el hecho de la clarificación a la que se somete a los vinos para su mejor conservación en botella. Es por esto, que el conferenciante ve positivo el creciente interés por el vino en rama, el cual se cotiza a un mayor precio, algo que es indicativo de que es considerado de mayor calidad. Se da además “la paradoja de que los costes de los procesos de producción de este vino en rama son menores que los que se realizan a los vinos clarificados y supuestamente estabilizados”.

Tener presente el viñedo en el jerez supondría, para Luis Pérez, “incorporarle unos caracteres que hoy en día le dotarían de un gran valor añadido”. Nos recuerda Luis Pérez “que existen zonas vitivinícolas que no sólo valoran el carácter del pago de viña sino el aún más específico de la propia finca”. Aboga así por “una clasificación con carácter diferencial, y no maniquea, en la que el elaborador puede caracterizar su vino armonizando suelo y crianza”

“El Jerez está hoy en día en una estratégica situación para iniciar una remodelación, Estamos hablando de una denominación de origen cuyo viñedo actual es de unas 7.000 hectáreas, extensión que le permite aspirar al más alto nivel cualitativo. Su localización posibilita una diversidad y singularidad muy atractiva que permite la recuperación de algunas de las variedades de Palomino perdidas durante este pasado siglo XX. Esto conlleva a la producción de vinos con verdadera vocación de pago”.

En definitiva, “tener presente el viñedo en el jerez, significaría incorporarle unos caracteres que hoy en día le dotarían de un gran valor añadido”.

“EL VINO, FRUTO DEL ENCUENTRO ENTRE EL HOMBRE Y LA NATURALEZA”

Siente Luis Pérez cierta añoranza de los tiempos en los que había una mayor inquietud técnica en la elaboración del vino. Su carrera de enólogo, le ha permitido constatar “como todo el sistema de producción del jerez está enlazado y cualquier acción por nimia que sea en uno de sus campos, repercute de una manera significativa en todos los demás”. A este respecto, Luis Pérez considera necesario no olvidar que “la crianza biológica no es un objetivo, sino un medio, o mejor, una técnica”. Es la ciencia la que en su opinión “nos permite un lenguaje más íntimo con la naturaleza y, por ende, una relación más sabia o equilibrada”. Por eso, ante el criterio de quienes consideran que operar sin conocimientos científicos aporta cierta espontaneidad y frescura al vino, Luis Pérez señala que el vino no es un producto natural, si no que “es fruto del encuentro del hombre con la naturaleza. Y la naturaleza sin el concurso del hombre no produce vinos y mucho menos vinos de calidad, y el hombre sin la naturaleza tampoco. De lo que sí está convencido es de que “cuanto más es nuestro grado de compenetración con la naturaleza, mayor calidad y tipicidad tendrá nuestro vino”.

“El PODER EVOCADOR DEL VINO, ICONO DE NUESTRA CULTURA”

Para Luis Pérez, el poder evocador del vino es uno de sus mejores atributos: “Actualmente, mediante nuestros conocimientos, podemos hacer una bebida más sana que el vino, más de gusto global o universal, pero no tan litúrgica, cultural y evocadora como la que posee el vino. Sin duda estos atributos están contenidos de una manera muy apreciable en su viñedo y eclosionan y se engrandecen en sus bodegas”. Cultivar el viñedo de manera que la uva conserve sus mejores características, es lo que permitirá en su opinión, la obtención de unos vinos con marcada personalidad evocadora en los que esté presente el relato de su historia. Para lograr este objetivo “es necesario que el viticultor se sienta más enólogo y el enólogo más viticultor”.

“Cuando miro el interior de una copa de vino pienso que su contenido es fruto de la luz y el calor de nuestro sol, del agua de nuestra lluvia, de la naturaleza de nuestro suelo, del trabajo, conocimientos y cariño de nuestra gentes. Es decir lo tiene todo para que nos sintamos dueños de este patrimonio, y de ser así tiene muy justificado su carácter de icono de nuestra cultura”.

Una frase que resume a la perfección ese poder evocador al que hace referencia este destacado experto del Marco de Jerez.

viernes, 20 de mayo de 2016

Nueva ubicación para el Tabanco Plateros

Por Francisco José Becerra Marín
Que el Tabanco Plateros es uno de los establecimientos punteros en Jerez es un hecho, perteneciente a la Ruta de los Tabancos de Jerez, la ‘tasquita’ de Plateros ha sido uno de los grandes precursores de este tipo de establecimiento. Luz Saldaña y Jaime Jiménez hicieron un trabajo exhaustivo para impulsar la denominada ‘renovación del tabanco’. Su emblema es un catavino impreso en la cara de una bota verde. Curioso símbolo y premonitorio, para ser el primer Tabanco de Jerez que ofreció un recipiente tan nuestro como es el catavino. Hasta ese momento solo se utilizaba para embelesarse con el Jerez de marcas.

Jaime y Luz lo impusieron dignamente en su establecimiento para deleitarnos con el vino a granel calificado y el generoso embotellado. Además de conectar magníficamente esta forma de ver el Tabanco con un numeroso público joven y a la vez purista de manera, siempre de manera sencilla y transparente.

Reconocido corazón de la emblemática plaza Plateros, este establecimiento cambiará de ubicación a pocos metros de donde se encuentra ahora. Justamente su emblema, -ya que es marca registrada- se situará en la esquina de la calle Algarve con la plaza La Yerba, en el mismo local que dejó vacío Confecciones Anguita.

Según transcribimos del periodista Jorge Miró para el periódico jerezano ‘La Voz del Sur’, “según señalan desde la dirección del establecimiento, los motivos de esta ‘mudanza’ se deben a las nuevas condiciones, “totalmente inasumibles”, que el propietario del local pide. De esta manera, el tabanco ha tenido que buscar “un plan b” para poder seguir funcionando y aunque en un principio se planteó el local que dejó la antigua droguería de la plaza Plateros, finalmente se establecerá en la esquina de Algarve, un inmueble más amplio pero que no dispone de tanta terraza, lamentan. Se prevé que en otoño ya se haya establecido en su nuevo emplazamiento”

Por nuestro lado, ya tenemos nuevo punto de encuentro para poder disfrutar de una buena copa de Jerez con un queso Payoyo.

miércoles, 18 de mayo de 2016

Caminando por Bodegas La Cigarrera

Por Priscilla Lozano Parra
Caminando por Sanlúcar de Barrameda… por el barrio Alto, camino por la Cuesta de Belén desde donde se observa el Convento de la Merced. Por supuesto, se respira el olor a Manzanilla, hija única de Sanlúcar, mimada y cuidada, incomparable e inimitable. Camino acompañada de las botas de vino, pues nos rodean por estas calles… Susurrando que son dueñas de un producto único en el mundo. Digo único, porque La Manzanilla se produce exclusivamente en Sanlúcar de Barrameda, dada su situación geográfica, su climatología que hacen que el velo de flor que la cubre como si fuera una manta, es un microrganismo diferente a otros como el de Jerez o El Puerto.

Las botas de vino en el marco de Jerez, no se llenan por completo, se deja un espacio de aire dentro. Una bota de 600 litros de capacidad, llenaremos unos 500 litros. La manzanilla es un vino de crianza biológica, esto quiere decir que está protegido por una capa de levaduras, sin estar en contacto con el aire que la oxidaría. Posee las mismas características que el fino, pero a su vez son dos vinos muy diferentes. Una de sus características son los toques salinos por su cercanía al mar.

Muchos de vosotros os preguntareis porque casi todas las manzanillas poseen nombre de mujer, esto es debido al fenómeno sexualizador producido en el mundo de las bebidas alcohólicas. Se establece un binomio mujer-manzanilla. Así como la vida está divida en clases, lo mismo sucede con las marcas de las manzanillas, algunas con nombres de mujeres castizas, elegantes y otras aflamencadas. La Manzanilla es la esencia, belleza, clase, perfume, magia, gusto, el alma de la mujer hecho vino.

En la historia muchas mujeres han sido precursoras y destacadas en el mundo empresarial del vino, solamente en Sanlúcar, en los primeros años del siglo 20 existían 28 señoras dedicadas al negocio.

Camino hacia Bodegas La Cigarrera, fundada en 1758… muchos años de historia y de pasión por el vino. Todo comenzó cuando Don Joseph Colom Darbó, procedente de Barcelona, decidió emprender su aventura en tierras sureñas. Se asentó en Sanlúcar, donde tomo a censo una serie de inmuebles en el Callejón del Truco, iniciando a caminar por el sendero del mundo de la industria vinatera.

En 1791, Don Joseph nos abandona, dejando su negocio en herencia a sus 5 hijos, quienes lo ampliaron y siguieron luchando. Paso el tiempo, y el negocio del vino perpetuaba en la familia. Ya corría el año 1891 cuando Don Manuel Hidalgo Colóm, bisabuelo de los actuales propietarios, lanza LA CIGARRERA. La cual aún sigue entre nosotros gracias a Doña María del Pilar García de Velasco viuda de Don Rafael Hidalgo Otaolarrichi y sus hijos, quienes están al frente de la Bodega en la actualidad.

Como dijo Antonio Machado en su poema a la Manzanilla: - “El Color que da Sanlúcar a la bandera de España” … pues bien, La familia Hidalgo sigue pintando la bandera española con el color de su manzanilla La Cigarrera. Don Ignacio Hidalgo capitanea el barco, junto a Don Pedro Hidalgo, su hermano.

Admirable mi fortuna, pues tuve la suerte de trabajar con ellos, de hecho, gracias a la familia Hidalgo García de Velasco tuve la oportunidad de emprender este maravilloso viaje en el mundo del vino el cual llevo en la sangre. En la bodega, junto a Ignacio, Pedro y Pablo Hidalgo, siempre para arriba y para abajo, sin parar de trabajar. Con Juane, mimando la bodega e invitándome a escondidillas a una manzanilla pasada, el secreto mejor guardado de la bodega que solo unos pocos pueden catar. Ramiro, cuidando nuestros vinos y enseñándome procesos de clarificación… cuantos momentos inolvidables y que experiencia más bonita, esas charlas sobre vinos. Doña María del Pilar, que de vez en cuando nos deleitaba con su visita, en el patio con su copita de Pedro Ximénez nos poníamos a charlar junto a su hija Paloma la cual desafortunadamente ya no nos acompaña, desde aquí os presento mi más sincero agradecimiento a todos.

Hoy en día Bodegas La Cigarrera se encuentra en un enclave simplemente extraordinario. Su patio, cubierto por parras donde en verano cuelgan los racimos de uvas, esa sombra fresca que proporciona que junto a una copa hacen el que el tiempo pase con una sensación de bienestar y tranquilidad. Alrededor nos encontramos con tres cascos de bodegas, que nos inundan con su perfume de historia. A parte de la manzanilla destacan también el maravilloso amontillado, el cual me tiene enamoradísima, suave, sutil, con toques de la alegría de la Cigarrera y de vejez por el paso del tiempo sin su madre. También el oloroso, seco, amable, con cuerpo. Que decir de los vinos dulces naturales, el típico moscatel de la zona, moscatel oscuro, cremoso, cada trago es como saborear las uvas pasas más tiernas y dulces existentes en la tierra. El Pedro Ximénez… no hay palabras para describirlo, el caramelo más dulce pero no empalagoso, más líquido que otros que he probado, lo cual hace que, entre mejor en boca, dejando un retrogusto de felicidad.

Dentro de la bodega, también nos encontramos con la Taberna Cigarrera Soto, donde nos podemos deleitar con una buena ración de pescadito frito, papas aliñadas, chicharrones, o cualquier producto típico de la zona, acompañado por supuesto de un buen vino de La Cigarrera, mientras disfrutamos de un enclave inigualable.

Como siempre, nuestra provincia no nos deja de sorprender. Podría decir que la provincia de Cádiz es la cuna del buen hacer en todos los sentidos.

Otro pedacito de historia que no podéis dejar de visitar y de apreciar, Bodegas La Cigarrera.

Espero que os guste.

martes, 17 de mayo de 2016

MasterChef en González Byass

Por Redacción La Sacristía del Caminante
MasterChef, el programa estrella de cocina de TVE 1, graba uno de sus capítulos en las bodegas de González Byass en Jerez.

González Byass abre sus puertas a uno de los programas de televisión gastronómicos más mediáticos de los últimos años: MasterChef. Los concursantes del talent show de cocina más duro del mundo, que produce Shine Iberia y se emite en La 1 de TVE, han recorrido los rincones de estas bodegas centenarias guiados por Mauricio González-Gordon, Presidente de González Byass, y Antonio Flores, enólogo y master blender de la bodega.

Eva González, Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz, presentadora y jueces, respectivamente, junto a las aspirantes a MasterChef, se han sumergido en el apasionante mundo del vino de Jerez. A lo largo de este viaje, el grupo ha descubierto las tipologías de estos vinos milenarios, sus curiosidades y anécdotas. Asimismo, con venencia en mano, han practicado este arte y han concluido dejando, para el recuerdo, su firma en una Bota Tío Pepe.

Escenarios emblemáticos como la Real Bodega de La Concha, la Bodega La Cuadrada, la Bodega Los Apóstoles, la Calle Ciegos, la Bodega La Constancia o la Bodega de Los Reyes, se han convertido en un plató de televisión para acoger la grabación de un programa de televisión que llevará la imagen de Jerez a millones de personas.

Tras esta inmersión en el mundo del Jerez, Beronia se convirtió en el protagonista de la prueba de cocina. El maridaje propuesto, una barbacoa con Beronia Reserva, un vino que representa la esencia de esta bodega riojana. Con ambiente festivo y al aire libre, los aspirantes prepararon un almuerzo en el campo, sorprendiendo a los comensales con una armonía de calidad.

La emisión del programa tendrá lugar el 18 de mayo en La 1 de TVE, a partir de las 22.15h, y pondrá el toque vitivinícola a esta temporada de MasterChef.

lunes, 16 de mayo de 2016

Ciclo de Conferencias Williams & Humbert

Por Redacción La Sacristía del Caminante
CICLO DE CONFERENCIAS WILLIAMS & HUMBERT “EL JEREZ: UNA MIRADA HACIA DELANTE” A CARGO DE LUIS PÉREZ RODRÍGUEZ

Catedrático de Tecnología de los Alimentos y profesor colaborador Honorario de la UCA. Enólogo y promotor del proyecto Bodegas Luis Pérez.

Bodegas Williams & Humbert celebra el 19 de mayo a las 20.30 horas en sus instalaciones la conferencia “El Jerez: una mirada hacia adelante”” que será impartida por Luis Pérez García.

En esta ocasión, el invitado al Ciclo de Conferencias de Williams & Humbert desvelará, de forma divulgativa y amena, su visión acerca de lo que considera deben ser las bases sobre las que cimentar el futuro del jerez. Todo ello narrado junto con su experiencia y las anécdotas vividas durante todos estos años en los que Luis Pérez ha desarrollado una brillante carrera en el sector del vino de Jerez.

Avalado por una dilatada y prestigiosa trayectoria tanto profesional como académica, nadie mejor que Luis Pérez Rodríguez para tratar acerca de los retos y las líneas de actuación a seguir en el Marco de Jerez. Licenciado en Ciencias Químicas y Enología, Luis Pérez Rodriguez ocupa la Cátedra de Tecnología de Alimentos y es profesor colaborador Honorario de la UCA. Además, ha dirigido decenas de tesis, ha colaborado en revistas especializadas con la publicación de artículos acerca del vino y ha participado en diferentes comisiones técnicas y universitarias. Además de esta destacada trayectoria académica, Luis Pérez ha ocupado el cargo de director de Investigación y Desarrollo de Bodegas Domecq y es el promotor del proyecto Bodegas Luis Pérez. Entre otras muchas distinciones, ha recibido la Medalla de Oro al Mérito en la Investigación enológica otorgado por la Federación Española de Asociaciones de Enólogos y cuenta también con el Premio Nacional de Investigación Enológica.

Williams & Humbert pone a disposición del público este ciclo de conferencias, que cuenta con la colaboración de la Academia San Dionisio de Jerez, a través del cual pretende dar a conocer el Marco de Jerez desde distintas perspectivas.

La conferencia será inaugurada por el director general de Bodegas Williams & Humbert, Jesús Medina García de Polavieja. La asistencia a esta ponencia es gratuita y los interesados pueden inscribirse enviando un correo electrónico a williams@williams-humbert.com . Al término de la conferencia, de una hora de duración, se ofrecerá una copa de vino a los asistentes.

Colaborando con

 

Recibe por correo nuestras últimas publicaciones Suscribirse